AP NEWS
Related topics

Un estadio nuevo se traduce en recibir el Super Bowl

January 23, 2019
1 of 2
ARCHIVO - Esta foto de archivo del 4 de febrero del 2018 muestra el estadio U.S. Bank durante la antesala del partido de Super Bowl, en Minneapolis. (AP Foto/Adam Bettcher, Archivo)

Si construyes el estadio, te otorgarán la sede del Super Bowl.

Aunque no es exactamente así como se escogen las sedes del partido por el campeonato de la NFL, a las ciudades que solicitan la sede del Super Bowl no les va mal tener un estadio nuevo que haya costado miles de millones de dólares.

Incluyendo el partido de 2004 en Houston, la liga ha realizado nueve Super Bowl en áreas metropolitanas con estadios nuevos en los últimos 15 años: Detroit, Phoenix, Dallas, Indianápolis, Nueva York, San Francisco, Minneapolis y, ahora, Atlanta. Arizona y Houston han sido sede en dos oportunidades, pero en la segunda ocasión ninguno tuvo un recinto nuevo.

No hay ningún plan escrito que garantice que la NFL otorgará la sede, es más bien como enviar una señal. Y así será de nuevo en Los Ángeles en el 2022 y probablemente en Las Vegas antes de fines de la próxima década.

“Depende, pero es esencial tener un estadio de primera línea, y en eso estamos ahora con Minnesota el estadio Merces-Benz en Atlanta y otros nuevos coliseos”, dijo Peter O’Reilly, el vicepresidente ejecutivo de eventos de la NFL. “Hay mucho factores que se toman en cuenta al determinar donde y cuando lo hacemos y cuál es el orden correcto. Así que eso no es necesariamente una tontería... aunque ciertamente hay un historial de varias instalaciones recientes que han sido construidas y que son increíbles”.

La última vez que el Super Bowl se jugó en Atlanta fue en el 2000, cuando fue azotada con un clima inclemente, incluyendo tormentas heladas que casi dejan paralizaron la ciudad. La NFL no regresó sino hasta este año, en parte porque el coliseo Georgia Dome dejó de ser una instalación de vanguardia, y en parte debido al recuerdo del 2000.

Desde que el estadio Mercedes-Benz abrió en 2017, en Atlanta se han realizado varias competiciones. El Atlanta United de la MLS ha establecido todo tipo de récords de asistencia en el recinto.

Esos éxitos son importantes en la competencia para lograr la sede del Super Bowl.

“Nosotros asistimos y miramos todos esos eventos que van a un coliseo”, dijo O’Reilly, quien también supervisa la preparación del draft, el espectáculo rodante que en abril se montará en Nashville y el próximo año en Las Vegas.

“Parte de la razón por la que hemos establecido una política que indica que no jugamos un Super Bowl durante el primer año después de la construcción de un estadio es para entender y aprender de los eventos y partidos que allí se juegan”, añadió O’Reilly. “Algo positivo es la cantidad de proveedores claves que intervienen en el Super Bowl también trabajan en otros grandes eventos. Claramente, esta comunidad tienen realmente un espíritu de colaboración”.

Por supuesto, la sede del Super Bowl implica es más que solo espíritu. Implica dinero, millones de dólares.

Estudios de efecto económico tienden a mostrar que el valor del gran espectáculo de NFL varía entre 200 y 500 millones para una ciudad. Aparte, más de 100 millones de televidentes de todo el país ven lo mejor de la ciudad. Minnesota quizás no fue un destino vacacional de invierno para mucha gente antes del año pasado.

Naturalmente, Minneapolis no hubiera conseguido la sede del Super Bowl sin haber construido un estadio techado ultramoderno. La única vez que se otorgó la final una ciudad con clima frío y con un estadio sin techo fue en el 2014, cuando el partido se jugó en el estadio MetLife de Nueva Jersey, y eso ocurrió luego que los Gigantes y los Jets aceptaron correr con casi todos los gastos de la instalación.

AP RADIO
Update hourly