SAN JUAN (AP) — Un coronel retirado fue designado el miércoles para supervisar a la compañía eléctrica de Puerto Rico y las labores de reconstrucción de la red eléctrica de la isla, en medio de crecientes inquietudes por un contrato por 300 millones de dólares que se le otorgó a una pequeña empresa de Montana para ayudar a reparar los daños causados por el huracán María.

La junta federal de control que administra las finanzas de la isla señaló que el coronel retirado de la Fuerza Aérea, Noel Zamot, será el responsable de acelerar los trabajos de reconstrucción y coordinarse con la junta, el gobierno de Puerto Rico y las autoridades federales. La designación se anunció mientras el 75% del territorio estadounidense continúa sin luz un mes después del paso del huracán de categoría 4.

“Estoy plenamente comprometido a la obtención de los recursos necesarios para restaurar lo más pronto posible la electricidad para el pueblo de Puerto Rico, y en reactivar la economía y devolverle la normalidad a la isla”, dijo Zamot en un comunicado.

Se desconoce cuánto o quién le pagará a Zamot, mientras Puerto Rico ingresa a su 11mo año de recesión y lucha por reestructurar una porción de una deuda pública de 73.000 millones de dólares. Un portavoz del organismo de control no respondió a un mensaje en busca de comentarios.

Zamot pasó 25 años en la Fuerza Aérea y ayudó en la administración de proyectos energéticos y de infraestructura, de acuerdo con la junta de control. Su designación se da mientras miembros de ambos partidos en el Congreso exigen una investigación sobre el contrato que se le otorgó a Whitefish Energy Holdings, una pequeña compañía de Whitefish, Montana, de donde es originario del secretario del Interior, Ryan Zinke.

La líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, elogió el miércoles a la junta de control por la designación de Zamot y dijo que se necesita una mayor supervisión.

“Estamos sumamente preocupados sobre cómo y por qué se le encargó a una pequeña e inexperta compañía la enorme tarea de reconstruir la devastada red eléctrica de Puerto Rico, y por qué (la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico) no activó la red de ayuda mutua, que prestó asistencia efectiva en Texas y Florida tras los estragos que dejaron los huracanes Harvey e Irma a su paso”, dijo Pelosi en un comunicado.

Un portavoz de Whitefish dijo que la compañía fue la primera en llegar a Puerto Rico, y que el director de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico, Ricardo Ramos, elogió su trabajo y dijo que la empresa era la única que no solicitó un pago por adelantado. La compañía eléctrica tiene una deuda de 9.000 millones de dólares y ya tenía problemas para brindar servicio incluso antes del paso de los huracanes Irma y María en septiembre.

Whitefish contaba apenas con dos empleados de tiempo completo en el momento en que María azotó a Puerto Rico el 20 de septiembre, pero desde entonces ha contratado a más de 300 trabajadores. La empresa fue contratada antes del paso del huracán, para reparar los daños que causaría la tormenta.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, dijo que su gobierno realizará en breve una auditoría al contrato otorgado a Whitefish, pero rechazó el nombramiento de Zamot, al decir que los funcionarios públicos locales siguen siendo responsables de administrar las agencias del gobierno y supervisar sus fondos.

La polémica en torno al contrato de Whitefish también provocó un enfrentamiento en Twitter entre la empresa y la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, quien dijo que se debería invalidar el convenio.

“Tenemos a 44 personas en su ciudad trabajando en la reconstrucción de líneas eléctricas y acaban de llegar 40 más. ¿Quiere que los enviemos de regreso o que sigan trabajando?”, respondió Whitefish.