ROMA (AP) — El ministro del interior de Italia amenazó el domingo con regresar a Libia a 177 migrantes que han estado a bordo de un buque italiano de rescate durante días debido a diferencias con Malta.

El ministro Matteo Salvini pidió el domingo que otros países europeos acepten a migrantes después de que su homólogo maltés Michael Farrugia insistió en que la “única solución” es que el barco Diciotti ancle en la isla siciliana de Lampedusa.

El Diciotti, que trabaja bajo la operación de rescate Frontex Mediterranean de la Unión Europea, ha estado en aguas de Lampedusa desde que rescató a los migrantes el 16 de agosto. Italia pidió a Malta que los reciba, pero Malta se negó diciendo que el barco no estaba pidiendo auxilio y que los migrantes rechazaron la ayuda maltesa y que prefirieron seguir a Italia.

El domingo en Twitter, Farrugia acusó a Italia de rescatar a los migrantes en aguas maltesas “solamente para evitar que entraran en aguas italianas”.

Salvini, quien se ha negado a permitir que grupos de ayuda anclen en Italia, contraatacó: “O Europa decide ayudar concretamente a Italia, comenzando con los aproximadamente 180 migrantes a bordo del Diciotti, o estaremos forzado a hacer lo que definitivamente detendrá el negocio de los traficantes: llevar a la gente rescatada en mar a un puerto libio”, según la agencia de noticias ANSA.

De llevarse a cabo, la amenaza de Salvini podría representar problemas legales para Italia, ya que el gobierno italiano ya ha sido hallado culpable por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de utilizar sus propios barcos para regresar a migrantes a Libia. Italia logró eludir el fallo de 2012 al ayudar a la guardia costera de Libia a mejorar el patrullaje en su propia costa para que regresara a los migrantes.

El ministro de transporte de Italia, Danilo Toninelli, exigió que Europa abriera sus puertos y tuiteó el domingo que la posición de Malta era “digna de sanción”.

Malta ha defendido sus acciones al argumentar que se apegan a la ley internacional.