AP NEWS
Related topics

Ola de migrantes arribó a Gran Bretaña hace unos 6.000 años

April 15, 2019

BERLÍN (AP) — Una ola de migrantes de lo que es ahora Grecia y Turquía arribó a Gran Bretaña hace unos 6.000 años y remplazó virtualmente a la existente población de cazadores-recolectores, de acuerdo con un estudio publicado el lunes en la revista Nature.

Científicos que examinaron muestras que datan del año 8500 antes de nuestra era concluyeron que los recolectores de piel oscura que habitaron la islas británicas desde la última Edad de Hielo dejaron huellas comparativamente mínimas en el historial genético tras la transición a la agricultura, lo que indica que no hubo mucho cruce con los recién llegados que arribaron alrededor del año 4000 antes de nuestra era.

En contraste, los mismos migrantes egeos se mezclaron extensamente con poblaciones locales cuando llevaron la agricultura a Europa continental unos 1.000 años antes, de acuerdo con estudios previos de ADN.

“Es difícil decir por qué fue así, pero quizás fue que esos últimos cazadores-recolectores británicos eran relativamente pocos”, dijo Mark G. Thomas, un profesor de genética evolucionaria en University College London que coescribió el estudio. “Incluso si esas dos poblaciones se hubiesen mezclado completamente, la capacidad de los granjeros continentales de mantener mayores poblaciones y produciría una disminución significativa de los ancestros de cazadores-recolectores con el paso del tiempo”.

Los científicos de Gran Bretaña y Estados Unidos concluyeron que los restos de los primeros agricultores en las islas británicas eran similares genéticamente a los descubiertos en lo que es ahora España y Portugal, indicando que esa población viajó de este a oeste por el Mediterráneo y entonces a Gran Bretaña.

Sorprendentemente, los recién llegados parecen haber arribado primero a la costa oeste antes de extenderse al resto de Gran Bretaña, lo que parece indicar que no cruzaron el Canal de la Mancha _la ruta más breve_ sino que tomaron la ruta del Atlántico.

“Esa ruta es la continuación de la ruta costera mediterránea de dispersión, pero por supuesto con complicaciones marítimas mucho mayores”, dijo Carles Lalueza Fox, del Instituto de Biología Evolutiva en Barcelona.

Lalueza Fox, que no participó en el estudio, dijo que las conclusiones se corresponden con lo que se conoce de la diseminación de estructuras megalíticas en la costa atlántica de Europa. Quizás la más conocida de esas estructuras es Stonehenge, en Inglaterra.