PRAGA (AP) — El ministro británico para el Brexit dijo el martes que se han registrado avances en las conversaciones sobre los derechos de los ciudadanos residentes en los distintos países una vez se consume la separación.

Pero después de una reunión con el canciller checo Lubomir Zaoralek, David Davis dijo que persisten los desacuerdos en torno a la Corte Europea de Justicia. La UE quiere que la corte siga siendo la instancia final de arbitraje en muchos asuntos después del Brexit, pero Londres lo rechaza.

Davis dijo que su gobierno quiere un acuerdo rápido sobre los derechos de los ciudadanos británicos residentes en la UE y los de la UE residentes en Gran Bretaña “para darles algo de certeza acerca de su futuro”.

Dijo que se registra “progreso” en otros temas que se están negociando.

Pero destacó que “todas las futuras disposiciones estarán sujetas... a la aprobación del parlamento del Reino Unido”.