LONDRES (AP) — Unos 10.000 casos policiales podrían haber quedado malogrados debido a la manipulación de datos en laboratorios forenses, informó la policía británica.

Dos personas han sido arrestadas por alterar evidencias en la Randox Testing Services, una compañía que examina pruebas criminales para la policía.

Unas tres cuartas partes de los casos detectados tienen que ver con gente detenida por infracciones de tránsito tales como manejar en estado de ebriedad. Hay otros que tienen que ver con crímenes violentos o muertes inexplicadas.

Unos 50 casos tuvieron que ser abandonados debido a la investigación, algos después de que las muestras fueron sometidas a más pruebas, y otros porque las muestras ya no estaban disponibles.

Gillian Tully, de los Servicios Forenses de Gran Bretaña, dijo que no podía dar detalles de la investigación “pero no se trató de una cuestión técnica menor”.