LIDO DI CAMAIORE, Italia (AP) — El ciclista británico Mark Cavendish cruzó la meta con la ropa rasgada y la cara ensangrentada el miércoles, tras estrellarse durante la etapa contrarreloj de la carrera Tirreno-Adriático.

Cavendish, quien también se cayó el mes pasado en el Giro de Abu Dabi, fue llevado al hospital después de la carrera. Se cayó con fuerza al toparse con un hueco en la vía.

El italiano Damiano Caruso pasó a la vanguardia luego que su equipo BMC ganó la contrarreloj.

El equipo BMC concluyó la fase de 21,5 kilómetros (13,3 millas) en 22 minutos, 19 segundos — cuatro segundos menos que Mitchelton-Scott, lo que deja en buena posición a Adam Yates.

La marca se registra en base al quinto miembro del equipo que cruza la meta. Al igual que el año pasado, Caruso fue el primero en cruzar la meta para BMC y se lleva la camiseta de líder.

Team Sky llegó de tercero, nueve segundos después de BMC. Team Sunweb era el favorito en esa fase pero el capitán Tom Dumoulin estaba resfriado y el equipo llegó de quinto después de Quick-Step Floors.

La segunda fase, el jueves, se extiende por 167 kilómetros (103,8 millas), desde Camaiore a Follonica.

La carrera concluye el 13 de marzo con pruebas de tiempo individuales en San Benedetto del Tronto.