WASHINGTON (AP) — Tras meses de intercambiar insultos y amenazas de aniquilación nuclear, el presidente Donald Trump aceptó reunirse con el líder norcoreano Kim Jong Un a finales de mayo para negociar el fin del programa de armas nucleares de Pyongyang, indicaron funcionarios surcoreanos y estadunidenses el jueves. Ningún presidente de Estados Unidos en funciones se ha reunido con un líder norcoreano.

El encuentro sería un evento sin precedentes tras siete décadas de hostilidades entre Washington y Pyongyang. Los dos países permanecen en estado de guerra debido a que la Guerra de Correa de 1950 a 1953 terminó con un armisticio y no con un acuerdo de paz.

"Se ha realizado un gran avance", tuiteó Trump después que el director de seguridad nacional de Corea del Sur, Chung Eui-yong, anunciara los planes a los reporteros en una presentación a la que se convocó apresuradamente en uno de los accesos a la Casa Blanca.

Trump agregó que las sanciones seguirán en vigencia hasta que se llegue a un acuerdo.

El mandatario estadounidense asumió el cargo con la promesa de impedir que Corea del Norte desarrollara un misil con ojiva nuclear capaz de alcanzar el territorio continental de Estados Unidos, una meta que Pyongyang está cerca de lograr. Trump ha oscilado entre amenazas e insultos contra Kim que han avivado los temores de una guerra, y una retórica más conciliatoria.

El histórico anuncio se realiza durante un periodo de agitación sin precedentes en el Ala Oeste de la Casa Blanca, con la agenda política del presidente estancada y la moral baja mientras proliferan las renuncias de miembros del personal y alteran los intentos por infundir más disciplina y orden.

Fue evidente que Trump disfrutó la noticia de la reunión con el líder norcoreano. Había hecho una visita sorpresa a la sala de prensa de la Casa Blanca el jueves por la tarde para avisarles a los reporteros sobre una "importante declaración" acerca de Corea del Norte de parte del gobierno surcoreano. Cuando un reportero de ABC le preguntó si se trataba de un diálogo con las autoridades norcoreanas, el mandatario respondió: "Es casi más que eso. Espero que ustedes me den el crédito".

Poco antes el jueves, Chung había informado a Trump y a otros altos funcionarios estadounidenses sobre una inusual reunión con Kim en la capital norcoreana el lunes pasado. Durante esa reunión, las Coreas también acordaron sostener conversaciones entre sus líderes a finales de abril, las primeras en una década.

Kim “expresó su deseo de reunirse con el presidente Trump tan pronto como sea posible”, señaló Chung a los reporteros. “El presidente Trump agradeció el reporte y dijo que se reuniría con Kim Jong Un para mayo con el fin de lograr una desnuclearización permanente”.

La Casa Blanca indicó que la reunión de Trump con Kim se llevaría a cabo “en un lugar y fecha por definirse”.

"Kim Jong Un habló sobre desnuclearización con los representantes surcoreanos, no sólo una suspensión" del programa, tuiteó Trump. "Además, no habrá pruebas de misiles de parte de Corea del Norte durante este periodo de tiempo".

Esto marca un drástico cambio en la postura de Trump hacia Corea del Norte. Ha amenazado a la nación con "fuego y furia" si continuaba con sus amenazas hacia Estados Unidos y sus aliados. Ha ridiculizado a Kim al referirse a él como el "pequeño hombre de los cohetes". Kim, por su cuenta, se ha burlado de Trump al llamarlo "anciano senil".

___

Los periodistas de The Associated Press Jill Colvin, Zeke Miller, Catherine Lucey, Ken Thomas, Darlene Superville y Matthew Lee contribuyeron a este despacho.