TEHERÁN, Irán (AP) — El primer ministro iraquí rechazó el jueves una oferta de la región autónoma kurda de “congelar” los resultados de su referendo de independencia del mes pasado, mientras fuerzas kurdas e iraquíes intercambiaban fuego cerca de la frontera del país con Turquía.

El gobierno central “aceptará solo la cancelación del referendo y el cumplimiento de la Constitución”, dijo Haider al-Abadi en un comunicado por escrito publicado por su oficina. El texto se difundió durante una visita del mandatario a Irán.

En su referendo del mes pasado, los kurdos votaron por abrumadora mayoría a favor de independizarse de Irak. La votación se celebró en las tres provincias de la región autónoma kurda en el norte de Irak, así como en varios territorios reclamados por Bagdad y que entonces estaban bajo control kurdo, como la ciudad petrolera de Kirkuk.

Aunque la consulta no era vinculante, ha avivado las tensiones a nivel nacional e internacional. Estados Unidos, Turquía e Irán han desacreditado el referendo.

En la última semana se han registrado choques esporádicos entre fuerzas kurdas e iraquíes, que fueran aliadas en la batalla contra el grupo extremista Estado Islámico, conforme fuerzas del gobierno con milicias aliadas, en su mayoría chiíes, retomaban las zonas en disputa, Kirkuk incluida.

Tras días de enfrentamientos de bajo nivel, los líderes kurdos iraquíes ofrecieron el miércoles suspender los resultados del referendo para facilitar las conversaciones con Bagdad y poner fin a la violencia.

Los mandos kurdos informaron el jueves de madrugada de una “ofensiva” de tropas iraquíes contra combatientes kurdos cerca de la frontera con Turquía.

Ahmed al-Asadi, portavoz de las Fuerzas de Movilización Popular, que agrupa milicias en su mayoría chiíes, dijo que los kurdos habían abierto fuego sobre las fuerzas de Bagdad en su avance hacia la frontera. No hubo bajas, dijo a Associated Press.

Por otra parte, Al-Abadi anunció una operación con varios frentes para tomar varias localidades y aldeas próximas a la frontera con Siria que están en manos del grupo Estado Islámico.

El operativo busca liberar Qaim y Rawa, entre otras localidades, que son los últimos bastiones de la milicia radical en el país, explicó el mandatario en un comunicado.

Al-Abadi señaló que los insurgentes solo tienen dos opciones "rendirse o morir".

La televisora estatal iraquí emitió imágenes en vivo de vehículos militares avanzando por una amplia zona desértica, junto a paramilitares de las Fuerzas de Movilización Popular.

Estado Islámico ha sido expulsado de la mayoría de los territorios que tomó en 2014 en todo el país.

___

Salaheddin reportó desde Bagdad.