BOGOTÁ (AP) — La fiscalía colombiana pidió la captura de tres miembros del Ejército de Liberación Nacional por el asesinato de un líder indígena en momentos en que el gobierno y esa guerrilla dialogan para llegar a un acuerdo de paz.

El fiscal Néstor Martínez dijo en rueda de prensa que los integrantes del ELN están acusados del asesinato del gobernador indígena de la comunidad Docasina, Aullido Sarama Ballesteros, ocurrido el 24 de octubre. “La fiscalía estableció que la retención y posterior asesinato del líder indígena correspondió a una decisión jerárquica y planeada en la organización guerrillera”.

Los miembros del ELN fueron acusados de rebelión, secuestro extorsivo, homicidio agravado y reclutamiento de más de 87 menores de edad.

Hasta el momento el grupo guerrillero no se ha manifestado sobre las órdenes de captura.

Voceros del gobierno y del ELN dialogan desde febrero en la capital ecuatoriana a fin de llegar a un acuerdo de paz. Ecuador es país garante del proceso junto con Brasil, Cuba, Chile, Noruega Venezuela.

Los delegados del presidente Juan Manuel Santos y del ELN llegaron a inicios de septiembre a un cese del fuego bilateral de cuatro meses que finaliza la segunda semana de enero.

El ELN nació en 1965 como un proyecto político antiimperialista inspirado en la revolución cubana y tiene en sus filas a unos 1.500 combatientes, según estimaciones oficiales.

En este momento hay un receso en las negociaciones por motivo de las fiestas navideñas. El próximo 9 de enero se volverán a reunir y ahí será presentado a los delegados del ELN el nuevo jefe negociador del gobierno de Santos, el ex vicepresidente Gustavo Bell (1998-2002).

En su cuenta de Twitter el ELN consideró positivo el nombramiento de Bell. “Esperamos que este cambio traiga también un renovado impulso a la mesa para trabajar hacia una paz completa con justicia social”.