WORCESTER, Massachusetts, EE.UU. (AP) — Defensores del control de armas de fuego, entre ellos un sobreviviente del tiroteo en Parkland, Florida, y los padres de una de las víctimas, iniciaron una marcha de 80 kilómetros (50 millas) por el estado de Massachusetts rumbo a la sede del fabricante de armas Smith & Wesson, como parte de un movimiento encabezado por jóvenes para exigir leyes más estrictas sobre las armas.

Cerca de 40 estudiantes y simpatizantes salieron de la ciudad de Worcester, en el centro de Massachusetts, el jueves por la mañana. Portaban carteles que denunciaban la violencia de armas y lanzaban consignas contra los fabricantes de armas y la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés).

Se dirigían a la sede de Smith & Wesson’s en Springfield, donde llevarán a cabo una protesta el domingo.

En el comienzo de la marcha, David Hogg _sobreviviente de la masacre ocurrida en febrero en una escuela secundaria de Parkland y quien desde entonces se ha convertido en un destacado defensor del control de armas_ resaltó la importancia de transformar la energía de las manifestaciones a nivel nacional a un cambio político que perdure.

“Los niños de Estados Unidos deben intervenir cuando nuestros políticos irresponsables no lo hagan”, indicó. “Estamos aquí para elegir a dirigentes moralmente justos que nos protegerán como estadounidenses”.

Manuel y Patricia Oliver, padres de una víctima del tiroteo en Parkland, se unieron a los manifestantes y criticaron a la empresa por fabricar el potente fusil que fue utilizado para matar a su hijo de 17 años, Joaquin Oliver, y a otras 16 personas en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas.

Manuel Oliver dijo que la venta del fusil ni siquiera está permitida en el estado que alberga a la compañía debido a las duras leyes de armas de Massachusetts.

“Es una situación irónica”, subrayó.

Portavoces de Smith & Wesson no respondieron a las peticiones en busca de comentarios esta semana.