AP NEWS
Related topics

La economía británica se debilitará en el corto plazo

May 2, 2019
Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, da una conferencia de prensa sobre la economía británica, en Londres el jueves 2 de mayo de 2019. (AP Foto/Matt Dunham, Pool)

LONDRES (AP) — La economía británica se debilitará en el corto plazo luego de que las empresas del país bajaron la guardia ante los preparativos del Brexit, ahora que el divorcio con la Unión Europea se aplazó varios meses, informó el jueves el Banco de Inglaterra.

En su previsión trimestral, el banco central dijo que la acumulación de inventarios por parte de las compañías ayudó a que la economía creciera 0,5% trimestral en el primer trimestre. La cifra supera la previsión de 0,2% hecha en febrero y se debe principalmente a la acumulación de inventarios relacionados con la salida británica de la UE.

“Preocupados por las interrupciones al comercio que habría tenido el plazo del 29 de marzo (fecha en que originalmente se cumpliría el Brexit), las empresas en ambos lados del Canal sacaron adelante la producción, impulsaron la importación de bienes británicos y la exportación hacia la UE a máximos en décadas en los tres meses que concluyeron el febrero a pesar del desánimo en ambas economías”, dijo Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, después de que la institución decidió dejar sin cambios su principal tasa de interés, en 0,75%.

Antes del 29 de marzo, las empresas se prepararon para la posibilidad de que el país pudiera dejar el bloque sin un acuerdo, lo cual habría retrasado el comercio y elevado el costo de las importaciones, por ejemplo. Desde entonces, Gran Bretaña logró extender la fecha de su salida al 31 de octubre, después de que el Parlamento británico rechazó tres veces el plan de la primera ministra Theresa May para separarse de la UE.

Para el segundo trimestre se prevé que la economía crecerá apenas 0,2% mientras sigan estacionados los planes para acumular inventarios.

Más allá de eso, la economía deberá de estar en una posición de recuperarse nuevamente gracias a un contexto global más benigno, en parte ligado a expectativas de que las tasas de interés en las principales economías no serán tan altas como se esperaba en un inicio y a una disminución en las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. El Banco de Inglaterra elevó su previsión de crecimiento en 2019 a 1,5% desde 1,2%.

Se prevé que el desempleo baje a 3,5% para 2022, que sería la tasa más baja desde 1973.