MELBOURNE, Australia (AP) — El funcionario de mayor rango del Vaticano acusado en la crisis de abusos sexuales de menores comparecerá por primera vez el miércoles en un tribunal en Australia, tras jurar que será exonerado.

El cardenal George Pell, principal prelado católico de Australia y asesor financiero del papa Francisco, fue acusado el mes pasado de abusar sexualmente de diversas personas en su vivienda, en la provincia australiana de Victoria. Los detalles de las acusaciones no han sido publicados pero las autoridades dicen que las denuncias contra el cardenal de 76 años de edad son “históricas”, término que se usa para referirse a hechos de mucha antigüedad.

Pell deberá comparecer ante el Tribunal de Melbourne para una audiencia que probablemente no durará más de unos minutos y que centrará en asuntos administrativos, como las fechas de las próximas audiencias. A pesar de la naturaleza algo burocrática de la sesión, ha atraído a gran número de periodistas, sobrevivientes de abusos y espectadores.

Pell se apartó de su cargo en Roma para poder regresar a Australia y responder a las denuncias, las cuales ha negado enfáticamente afirmando que “la mera idea del abuso sexual se me hace repugnante”.

El papa Francisco ha dicho que dejará que la justicia australiana corra su curso antes de pronunciar su opinión.

Durante años, Pell ha sido blanco de acusaciones de que manejó inapropiadamente casos de abusos cuando era arzobispo de Melbourne y luego, cuando era arzobispo de Sydney. Pero en tiempos más recientes fue objeto de una investigación sobre abusos cometidos por curas, y detectives de la provincia de Victoria fueron al vaticano el año pasado para entrevistarlo.