BUENOS AIRES (AP) — La actividad económica en Argentina se desplomó 6,7% en junio respecto al mismo mes del año anterior arrastrada por una sequía histórica y la reciente crisis cambiaria, en la que se considera la retracción más pronunciada en una década.

El dato fue anunciado el jueves por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). El estimador mensual de la actividad económica, como se denomina el índice, tiene como antecedente más inmediato la caída de 6,8% de julio de 2009, coincidente con la crisis financiera mundial.

“La recesión está a la vista”, anticipó el economista Alberto Ramos, de la consultora Goldman Sachs & Co.

“Esperamos que la economía siga débil en los próximos trimestres dado el endurecimiento general de las condiciones financieras internas y externas, una inflación alta y acelerada, una política fiscal y monetaria más estricta y una actitud más defensiva para gasto y decisiones de inversión dada la mayor incertidumbre política y política”, agregó.

La contracción de la actividad fue especialmente fuerte en los sectores de agricultura, ganadería, caza y silvicultura (-31%), industria manufacturera (-7,5%) y en comercio mayorista, minorista y reparaciones (-8,4%). En el primer caso obedece a la peor sequía en medio siglo, que provocó pérdidas millonarias en los cultivos de soja y maíz.

Otro obstáculo que mantuvo paralizada la actividad fue la crisis cambiaria que se desató en mayo y que obligó al gobierno a buscar la ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI), al que el país no acudía desde hacía casi dos décadas.

En lo que va de año, la moneda argentina se ha depreciado más del 50%, lo cual tiene inmediato impacto en la inflación al ajustarse los precios por la depreciación de la moneda local.

Este jueves la divisa estadounidense alcanzó otro precio récord en el mercado cambiario local al cotizar cerca de los 31 pesos por unidad, lo cual fue atribuido a los coletazos de la reciente crisis financiera de Turquía y en la devaluación del real en el vecino Brasil.

Ramo estimó que la economía se contraerá entre 1% y 2% en 2018 pese al sólido desempeño del primer trimestre con un alza del 3,6% respecto al año anterior.

Si una economía se contrae dos trimestres consecutivos se le considera en recesión.

Mientras la oposición cuestiona al gobierno por su impericia para poner en marcha la economía, el presidente Mauricio Macri apuntó el jueves al escándalo de sobornos en la obra pública durante la gestión de su antecesora Cristina Fernández (2007-2015).

“Cuando vemos todas las carencias que tenemos, todas las obras de infraestructura que nos faltan, todos los problemas económicos que tenemos, todos los problemas de falta de reservas, de un presupuesto desordenado que gasta mucho más el Estado de lo que tiene, está ligado y muy de cerca con la corrupción”, sostuvo el mandatario en una entrevista con una radio argentina.