CARSON, California, EE.UU. (AP) — Óscar Valdez perseveró ante un duro desafío del inglés Scott Quiqq bajo una lluvia constante para lograr una victoria por decisión unánime el sábado por la noche.

Valdez (24-0, 19 KOs) conservó su título WBO de peso pluma tras una pelea en una carpa en el famoso cuadrilátero exterior del StubHub Center. Tuvo un difícil rival en Quigg (34-2-2), que se pasó de peso para el combate y pareció beneficiarse de esa fuerza adicional en el exigente duelo.

La mandíbula de Valdez pareció romperse durante la pelea, y el ganador fue trasladado a un hospital en la cercana población de Torrance. Quigg sufrió daños considerables en el rostro cuando los boxeadores se abrazaron en el último asalto.

Dos jueces puntuaron 117-111 para Valdez, mientras que el tercero ofreció una tarjeta de 118-110.

The Associated Press dio una puntuación de 116-112 para Valdez, que estuvo a la altura de las inusuales condiciones y de un rival más grande.

Llovió durante toda la noche en la zona de Los Ángeles, obligando a varios aficionados a comprar ponchos de plástico para sobrevivir a otra noche de combates en el ring exterior, escenario de incontables peleas memorables en el por lo general amable tiempo californiano.

Pese a la lluvia, Valdez y Quigg ofrecieron un espectáculo digno de esa tradición.

Valdez tuvo más ritmo que Quigg al principio, castigándole con golpes en los primeros tres asaltos. Quigg encontró su forma y su fuerza en el cuarto y el quinto, en el que pareció lastimar mucho a Valdez con un gran gancho de derecha.

Valdez, de nacionalidad mexicana pero que pasó parte de su infancia en Arizona, sufrió un corte dentro de la boca en el sexto asalto, conforme la pelea se volvía cada vez más exigente.

Quigg hizo daño a Valdez en el 10mo y el inglés asestó un golpe bajo a su rival en el 11mo. Tras recuperarse, Valdez volvió del receso con un frenético ataque que estuvo cerca de tumbar a su rival.