ESTAMBUL (AP) — La cadena de tiendas de moda Zara dijo que pretende establecer un fondo para ayudar a un grupo de trabajadores turcos a quienes se les quedó a deber salario cuando una fábrica subcontratada cerró sus puertas.

Los trabajadores acudieron a las tiendas de Zara en Estambul y dejaron etiquetas dentro de la ropa en las que se leyó: “Yo hice esta prenda que vas a comprar, pero no me pagaron por ello”.

La manufacturera Bravo estuvo encargada de contratar a los trabajadores, quienes dicen que se les debe tres meses de sueldo, así como su finiquito.

La empresa Inditex _con sede en España y propietaria de Zara_ dijo que está colaborando con un sindicato y con los minoristas de Mango y Next para crear un fondo que ayude a los trabajadores afectados por la desaparición del propietario de la fábrica Bravo.

Agregó que está comprometida a encontrar una solución rápida para todos aquellos que resultaron afectados.