MADRID (AP) — Los taxistas españoles se negaron el miércoles a recoger pasajeros, en una huelga de un día para protestar contra el incremento de la presencia de compañías de transporte por app, como Uber.

El paro, dirigido especialmente contra Uber y la española Cabify, fue convocado prácticamente en todo el país luego que una corte aprobó recientemente nuevas licencias para esas firmas.

Los gremios dicen que la ley estipula que solamente debe haber un auto privado de alquiler por cada 30 taxis.

La huelga dejó vacías las usualmente llenas filas de taxis en aeropuertos y estaciones de trenes.

Miles de taxistas participaron en una manifestación desde la principal estación de trenes en Madrid hasta una plaza cerca del Congreso, creando un caos considerable durante casi todo el día.

La policía mantuvo una fuerte presencia en el área y acordonó las calles colindantes al edificio de la legislatura.

Los conductores sonaron sus bocinas y lanzaron bombas de humo de colores y petardos. Hubo breves forcejeos con la policía cuando algunos manifestantes trataron de rebasar barreras colocadas para impedir acceso al edificio del Congreso.

Los gremios han realizado paros similares en años recientes. Dijeron el miércoles que proveerían servicio para los ancianos, las mujeres embarazadas y discapacitados durante la huelga.