KABUL (AP) — Los insurgentes mataron a 19 personas en distintos ataques, incluyendo uno en el que un policía se cobró la vida de ocho compañeros, dijeron funcionarios afganos.

La ola de incidentes se produjo tras un doble atentado el miércoles en Kabul que dejó 21 muertos, incluyendo dos reporteros de la televisión local, y 89 heridos.

Las bombas, que estallaron en un vecindario chií de la capital afgana, llevaban el sello distintivo del grupo extremista Estado Islámico. Los talibanes negaron haber cometido doble el atentado.

El miércoles en la noche, supuestos insurgentes talibanes asaltaron un puesto de control en la provincia de Badghis, en el norte del país, y tendieron una emboscada a los refuerzos desplazados a la zona, matando a un total de 10 soldados, según Jamshid Shahabi, un vocero del gobernador regional.

El ataque a la policía ocurrió en la región norteña de Takhar a primera hora del jueves y el pistolero huyó, explicó Abdul Khali Aseir, portavoz de la policía provincial.