GINEBRA (AP) — Una prominente opositora a las armas automatizadas de alta tecnología culpó a países como Estados Unidos y Rusia por impedir que se llegara a consenso en una conferencia respaldada por la ONU en la que la mayoría de los países querían asegurarse que los humanos mantengan el control de máquinas asesinas.

Mary Wareham, coordinadora de la Campaña para Detener a los Robots Asesinos, habló el lunes después que expertos de decenas de países llegaron a un acuerdo antes del amanecer del sábado sobre 10 “ posibles principios rectores” para los “Sistemas de Armas Letales Automatizadas”.

El punto número 2 decía: “Debe mantenerse la responsabilidad humana en las decisiones sobre el uso de sistemas de armas, ya que la rendición de cuentas no puede ser transferida a una máquina”.

Wareham dijo que dicha redacción no era vinculante, y que “es hora de empezar a poner algunas reglas”.

El secretario general de Naciones Unidas Antonio Guterres dio su visto bueno a los principios y expresó esperanza en que los países firmantes “puedan usar este logro como base”, de acuerdo con un comunicado de su portavoz.

Wareham dijo que los delegados simplemente pospusieron cualquier decisión hasta la próxima reunión sobre las armas robotizadas, a realizarse en noviembre. Los “sospechosos usuales” como Estados Unidos, Rusia, Israel y Corea del Sur _a los que sorpresivamente se sumó Australia, dijo_ evitaron que el texto fuera más vinculante.

“El hecho es que la mayoría la quiere, pero ya sabes, es la Convención sobre Armas Convencionales, y aquí se trata de consenso... así que una pequeña minoría de países, o incluso uno solo, puede interponerse en los deseos de la mayoría”, dijo Wareham.

Amandeep Gill, un diplomático indio que presidió la reunión de expertos de la semana pasada, expresó satisfacción por el resultado, aunque advirtió que tales sistemas no deberían ser “antropomorfizados” ni recibir cualidades humanas. Insistió en que no eran como “Iron Man y Terminator”.