KIEV (AP) — El Parlamento ucraniano aprobó el jueves una ley para exigir el retorno de los territorios orientales ocupados por fuerzas separatistas prorrusas.

El texto califica a las regiones de Donetsk y Luhansk como “temporalmente ocupadas” por la “potencia agresora” Rusia y aprueba el uso de fuerza militar para recuperar su soberanía.

El presidente Petro Poroshenko aplaudió la aprobación de la ley vaticinando que ayudará a recuperar el control de las zonas “por vías políticas y diplomáticas”.

Legisladores rusos advirtieron que la ley significa el fin del acuerdo de paz de Minsk con el que se debía poner fin al conflicto.

El conflicto estalló pocas semanas después de que Rusia se anexó Crimea, y ha dejado por lo menos 10.000 muertes desde abril del 2014. Un acuerdo de paz firmado en el 2015 ha reducido la intensidad de los combates, pero han estallado escaramuzas a medida que han fracasado los intentos de llegar a una solución negociada.

La ley, aprobada tras un acalorado debate, no hace referencia alguna al acuerdo de paz de Minsk mediado por Francia y Alemania en que Ucrania se compromete a darle autonomía a esas regiones y dar amnistía a los rebeldes. La mayoría de los sectores políticos ucranianos se oponen a esas condiciones.

“No podemos hacer acuerdos diplomáticos y políticos que puedan modificar las leyes de Ucrania”, dijo Ivan Vinnyk, miembro de la facción de Poroshenko en el Parlamento, al explicar por qué no se menciona el acuerdo de Minsk.

Konstantin Kosachev, titular de la comisión de asuntos exteriores de la cámara alta rusa, dijo que la nueva ley marca el fin del pacto de paz de Minsk, de cuya aplicación dependía que Estados Unidos y la Unión Europea levantaran las sanciones contra Rusia.

"Kiev ha pasado de sabotear los acuerdos de Minsk a enterrarlos”, aseveró.

La ley ratifica una prohibición de comerciar con esas regiones y el bloqueo al transporte desde allí, que ya había sido aplicado el año pasado. Los únicos documentos emitidos por las autoridades separatistas que serán reconocidos por Ucrania son las partidas de nacimiento y de defunción.

Alexander Zakharchenko, jefe rebelde de la zona de Donetsk, criticó la ley como una flagrante violación del acuerdo de Minsk, y denunció que sólo animará a los sectores ucranianos más nacionalistas.

Volodymyr Fesenko, director del Instituto Penta de Estudios Internacionales en Kiev, dijo que la razón principal de la ley es defender los intereses de Ucrania ante tribunales internacionales.