AP NEWS
Related topics

Deslave en Filipinas mata a unas 21 personas, entierra casas

September 20, 2018
1 of 3

Rescatistas escarban entre los escombros en busca de posibles sobrevivientes de un alud que enterró a decenas de casas en la ciudad de Naga, provincia de Cebu, Filipinas, el 20 de septiembre de 2018. (AP Foto/Bullit Marquez)

NAGA, Filipinas (AP) — Un deslave masivo de lodo enterró el jueves decenas de casas cerca de una montaña del centro en Filipinas, causando la muerte de por lo menos 21 personas y haciendo que los socorristas se apresuraran por encontrar sobrevivientes, luego de que algunas víctimas pidieron ayuda mediante mensajes de texto desde sus celulares.

El alud de parte de una ladera ocurrió al amanecer y cubrió unas 30 viviendas en dos pueblos rurales cerca de la ciudad de Naga, en la provincia de Cebú, precisó el jefe de policía Roderick Gonzales, quien supervisa las operaciones de búsqueda y rescate, en declaraciones por teléfono a The Associated Press. Siete residentes heridos fueron rescatados del enorme montón de lodo y escombros.

Algunas víctimas lograron enviar mensajes de texto después del deslave, dijo Gonzales, y agregó que entre los muertos había mujeres mayores y una niña.

La alcaldesa de la ciudad de Naga, Kristine Vanessa Chiong, dijo por teléfono que al menos 64 personas seguían desaparecidas. “En verdad tenemos esperanzas de que podemos rescatarlas vivas todavía”, agregó.

El deslave ocurrió mientras varias provincias del norte del archipiélago seguían lidiando con muertes y daños generalizados causados por el tifón Mangkhut, cuyo vórtice cruzó el norte de Filipinas el sábado y causó la muerte de 88 personas y la desaparición de unas 60 más, la mayoría por deslaves. Todavía se lleva la búsqueda de decenas de personas que se temen hayan muerto a causa del alud en el pueblo minero de Itogon, en el norte.

La provincia Cebu no fue directamente golpeada por Mangkhut, pero el enorme tifón intensificó las lluvias torrenciales en gran parte del archipiélago, incluida la región central en donde se ubica la ciudad de Naga a unos 570 kilómetros (355 millas) al sureste de Manila.

Los rescatistas se dispersaron con cuidado en grupos pequeños sobre el suelo inestable para evitar más muertes.

“Se nos acaba el tiempo. El suelo en la zona todavía vibra. Intentamos balancear entre la intensificación de nuestros esfuerzos de rescate y asegurar la seguridad de nuestros rescatistas”, dijo por teléfono el concejero municipal de Naga, Carmelino Cruz.

Cristita Villarba, una residente de 53 años, dijo que su esposo e hijo se preparaban para ir al trabajo cuando la tierra tembló y se quedaron impactados por el rugido.

“Fue como un terremoto y se escuchó el sonido de un fuerte golpe, como rayos. Todos salimos corriendo”, dijo Villarba. Ella, su esposo y tres hijos estaban impactados, pero no heridos, agregó.

En otro lugar de la comunidad afectada, encontraron muertos a un padre y su hija pequeña abrazados en una casa, dijo el rescatista voluntario Vic Santillan.

No es claro qué provocó el alud, pero algunos residentes culpan a las canteras de caliza que se cree que han ocasionado grietas en las laderas frente a las aldeas.

___

El periodista de The Associated Press Jim Gomez en Manila contribuyó a este despacho.

AP RADIO
Update hourly