CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Las autoridades en México relataron el lunes una ajetreada semana de rescates en las laderas nevadas del Pico de Orizaba, de 5.675 metros de altura (18.619 pies), donde un montañista estadounidense murió y al menos otros nueve alpinistas tuvieron que ser ayudados a bajar en tres incidentes separados.

El director de Protección Civil del estado de Puebla, Rubén Darío, informó que las condiciones heladas provocaron múltiples caídas, la primera de las cuales fue la de dos estadounidenses a principios de la semana pasada. Un grupo de cinco estadounidenses y su guía mexicano tuvieron el mismo problema días después y fueron rescatados el domingo. Dos mexicanos recibieron ayuda para descender el fin de semana.

El domingo, un helicóptero Mi-17 de la armada mexicana participó en los rescates y bajó a dos montañistas en camillas. Otros escaladores fueron bajados por tierra.

José Luis Palma, coordinador regional de Protección Civil, dijo que cinco estadounidenses fueron atendidos de las lesiones que tuvieron en la montaña. Al menos tres de ellos sufrieron fractura de tobillos y contusiones.

Darío dijo que la muerte del montañista estadounidense probablemente se debió a “la caída y el tiempo que estuvo allí en la temperatura bajo cero”. El nombre de esa persona y su lugar de procedencia no están confirmados aún.

Palma señaló que según trascendidos, el estadounidense que falleció y su otro compañero, que tuvieron el problema el lunes pasado, procedían de Arizona y quizá intentaron esquiar o descender en tabla desde la cima. Pero agregó que tales versiones no están confirmadas.

Un mexicano del equipo de socorro que bajó el cadáver del estadounidense cayó en una grieta, sufrió lesiones en la cabeza y hubo que rescatarlo también, agregó.

Las autoridades están sopesando cerrar temporalmente algunas rutas hacia la cima hasta que mejoren las condiciones climáticas, agregó. México es afectado por una ola fría y el Pico de Orizaba tiene siempre nieve en la cumbre.

“Están resbalando en el hielo, está muy congelado, la pendiente está muy abrupta, estamos hablando de un pendiente de más de 45 grados”, declaró Palma. “Están viendo la posibilidad de meter el documento para ver si cierran esta parte hasta que se descongele o mejoren las condiciones”, agregó.