DAKAR, Senegal (AP) — Más de un centenar de personas fueron torturadas por las fuerzas de seguridad de Camerún en los últimos cuatro años por su supuesta vinculación al grupo extremista islámico Boko Haram, con sede en Nigeria, según un nuevo reporte de Amnistía Internacional.

Este trato es rutinario y se practica con impunidad, a menudo con pocas o ninguna evidencia para respaldar la detención, señaló el grupo de derechos humanos. El gobierno de Camerún no respondió al informe.

La insurgencia de Boko Haram, que comenzó hace ocho años, se ha expandido a través de la frontera hasta el norte de Camerún, donde los ataques suicidas son ahora habituales. La rebelión mató a más de 20.000 personas en Nigeria y países vecinos.

Según Amnistía Internacional, el grupo radical mató a más de 1.500 civiles en la región camerunesa de Far Norte desde 2014.

Camerún, Chad y Níger participan en una fuerza multinacional para luchar contra Boko Haram.