WASHINGTON (AP) — La tasa de crecimiento económico de Estados Unidos fue revisada ligeramente a la baja a una todavía sólida de 2,5% en los últimos tres meses del año pasado, debido a que un aumento en el gasto del consumidor no fue tan fuerte como los economistas creyeron inicialmente.

El Departamento de Comercio informó el miércoles que el crecimiento del Producto Interno Bruto en el cuarto trimestre siguió al aumento de 3,1% en el segundo trimestre y de 3,2% en el tercero.

El gasto del consumidor se aceleró a su mejor ritmo desde la primavera de 2016, aunque algunos de los componentes _como la compra de muebles y ropa_ fueron revisados a la baja. Sin embargo, estos descensos se vieron compensados por un gasto más fuerte en servicios como la electricidad y agua.

Los factores en la revisión a la baja incluyeron una mayor disminución en el gasto hecho por las empresas para suministrar sus bodegas y una menor inversión empresarial en estructuras y propiedad intelectual. Varios ajustes pequeños a la baja hicieron retroceder al PIB desde su estimación inicial de 2,6%.

En el año, el PIB creció 2,3%, un importante aumento si se le compara con el 1,5% de 2016, que fue el crecimiento anual más lento desde que la economía se contrajo durante la crisis mundial de 2009.

El presidente Donald Trump frecuentemente menciona el aumento del PIB del año pasado como evidencia de que sus programas de recortes fiscales, desrregulación y acuerdos comerciales más duros están trabajando.

Durante la campaña, Trump prometió duplicar el crecimiento, pero ha promediado un deslucido 2,2% anual desde que la recesión terminó a mediados de 2009. La actual expansión está actualmente en su noveno año, la tercera racha más prolongada desde la década de 1850, pero también ha sido la más lenta desde la posguerra.

Trump ha dicho que prevé alcanzar un crecimiento de 4% o mejor para la economía, aunque su nuevo presupuesto se basa en una expectativa de que la economía se expandirá a una tasa anual de 3% en la siguiente década. La previsión de 3% en el PIB es considerada por analistas privados como demasiado optimista.