JERUSALÉN (AP) — Miles de israelíes se fueron a la huelga el domingo en protesta por la decisión de la farmacéutica Teva de despedir a una cuarta parte de su personal.

La huelga causó caos en el transporte del país y dejó a miles de personas sin servicios públicos.

Hubo retrasos y cancelaciones en el aeropuerto principal del país y en varios puertos, cerraron los bancos y las oficinas del gobierno, y varios hospitales tuvieron que funcionar con personal reducido.

Teva Pharmaceutical Industries Ltd., una empresa israelí y la mayor farmacéutica del mundo, anunció el jueves que iba a cortar unos 14.000 empleos alrededor del mundo, incluyendo 1.700 puestos en Israel. La compañía goza de gran prestigio en el país y es uno de los empleadores de sector más grandes a nivel nacional.