QUETTA, Pakistán (AP) — Un ataque con coche bomba a un camión policial el miércoles en el suroeste de Pakistán, mató al menos a cinco policías y dos civiles, informaron las autoridades. En otro ataque, también en Quetta, agresores en moto abatieron a un agente de policía.

Por otra parte, dos soldados murieron al explotar un artefacto en una zona tribal cerca de la frontera con Afganistán.

El Talibán paquistaní se declaró responsable del coche bomba en el barrio Saryab Road de Quetta, la capital de la provincia de Baluchistán.

El jefe de policía de Quetta, Abdur Razzaq Cheema, dijo que 24 personas sufrieron heridas, algunas de extrema gravedad.

Se investiga si la explosión fue suicida o detonada a distancia, dijo el jefe policial, y añadió que la cifra de muertos podía aumentar.

El Talibán dijo que se trató de una “misión suicida”.

Sarfaraz Bugti, ministro del Interior de Baluchistán, dijo en visita al lugar de la explosión que los ataques no reducirían la moral de las fuerzas de seguridad.

“Estamos en guerra y nuestras fuerzas de seguridad son atacadas al tiempo que están aplastando a los enemigos”, dijo Bugti. “Continuaremos la guerra contra estos terroristas y los derrotaremos”.

En el segundo atentado, los dos hombres en moto mataron a tiros al inspector Abdus Salam cuando se dirigía a su trabajo. Cheema dijo que le dispararon varias veces antes de huir.

La milicia proscrita Lashker-e-Jhangvi se declaró responsable.

Baluchistán es escenario de una insurgencia de escasa repercusión por parte de grupos separatistas que exigen una mayor parte de los recursos regionales, pero también hay milicias islámicas en la zona.