MANCHESTER, Inglaterra (AP) — En momentos en que parece cercana la llegada de Alexis Sánchez al Mancheser United, el regreso de Antonio Valencia recordó cuánto talento tiene este equipo al frente.

El Man U le recortó tres puntos a la amplia delantera del City, líder de la Liga Premier inglesa, al aplastar el lunes 3-0 al Stoke, con un golazo de Valencia, quien volvió a las canchas tras casi un mes de inactividad.

El United dominó ampliamente el duelo ante un equipo amenazado por el descenso, y capitalizó la primera derrota del Manchester City en la temporada, el domingo ante Liverpool.

Así, los “Red Devils” se ubicaron en solitario como segundos del certamen, a 12 unidades de los “Citizens”, cuando restan 15 fechas para que concluya la campaña.

“No vi el partido en que el Liverpool venció al Manchester City. Esto no cambia nada”, reconoció el entrenador de los “Red Devils”, José Mourinho. “La distancia es importante, he estado ahí antes. Ellos tienen el destino en sus manos”.

El ecuatoriano Valencia, quien se había ausentado por una lesión de muslo, envió un cañonazo al ángulo para dar al United la ventaja a los nueve minutos. Lo consiguió con la zurda, la pierna con la que no suele disparar.

Tampoco desmereció el tanto de Anthony Martial, quien realizó un disparo combado y de primera intención desde los linderos del área, para hacer el 2-0 a los 38 minutos.

Romelu Lukaku consiguió el tercer gol a los 72.

Y más poder de ataque podría llegar al Man United. El lunes por la noche, el City manifestó que no tenía ya interés por contratar a Sánchez, quien abandonaría las filas del Arsenal este mes, durante el periodo de transferencias.

Ello dejaría el camino más despejado para que el United se haga de los servicios del delantero chileno, si bien Chelsea podría participar también en la puja.

“Si él llega, creo que tenemos una oportunidad”, dijo Mourinho.

Con la victoria, el United se colocó tres puntos encima de Chelsea y del Liverpool en la disputa por los boletos de la próxima Liga de Campeones de Europa.

Paul Lambert fue contratado como técnico del Stoke horas antes del saque inicial. Reemplaza a Mark Hughes, y miró el partido desde el graderío del Old Trafford.

Seguramente, Hughes atestiguó la magnitud del desafío que le espera para conservar la categoría.

Stoke, que juega en la Premier desde 2008, marcha en el antepenúltimo peldaño después de 23 fechas.