LONDRES (AP) — La Asociación de Fútbol de Inglaterra anunció que realizará “una exhaustiva revisión de las normas” en la organización a fin de mejorar la inclusión, tras un reciente escándalo de racismo.

La entidad tuvo que pedir disculpas la semana pasada al descubrirse que el entrenador Mark Sampson, ahora destituido, profirió burlas racistas contra las futbolistas Eni Aluko y Drew Spence.

Sin embargo, la expresión de arrepentimiento parecía contradecirse con la actitud del presidente de la asociación, Greg Clarke, durante una audiencia parlamentaria la semana pasada, en que desestimó ciertas quejas de racismo como “tonterías".

Aunque Clarke el jueves le dijo al consejo de la asociación que “usé una palabra terrible”, las denuncias no han cesado.

Clarke declaró que “este problema surgió porque no teníamos los procedimientos adecuados para evitarlo”.

Añadió que “esa es la razón por la cual realizaremos una exhaustiva revisión de las normas para mejorar la inclusión y la manera como tratamos a nuestros jugadores”.

Dijo que “hemos perdido la confianza del público” y que “existe la necesidad de recuperar la confianza de nuestra nación”.

El consejo del fútbol inglés dedicado a luchar contra la discriminación, llamado “Kick It Out” denunció “el tratamiento que se le ha dado a gente negra y de minorías étnicas”. El director de “Kick It Out” Herman Ouseley dijo que la asociación está proponiendo medidas para combatir la desigualdad y la discriminación solamente por “la reciente crisis de confianza”.

Para enfrentar ese problema, Clarke ha propuesta que los ejecutivos y los técnicos dejen de ser todos de raza blanca. Ha prometido también implementar procedimientos más eficaces para presentar denuncias ante las quejas alzadas por jugadoras femeninas. Habrá también una evaluación de los equipos de St George's Park para la región central de Inglaterra.

"No podemos dejar que quede comprometida nuestra cultura allí", dijo Clarke. "Es por eso que realizaremos una revisión exhaustiva, de arriba a abajo, de todas las operaciones, a fin de mejorar la inclusión y la manera en que tratamos a nuestros jugadores. El buen rendimiento y la buena conducta no son mutuamente excluyentes”.

___

Rob Harris en Twitter

www.twitter.com/RobHarris