AP NEWS
Click to copy
Click to copy
Related topics

California: Habían deportado antes a matapolicías

Por DON THOMPSONOctober 26, 2014

SACRAMENTO, California, EE.UU. (AP) — El hombre que mató a dos policías en una serie de ataques a tiros en el norte de California fue deportado en dos ocasiones a México y tenía una condena relacionada con drogas, dijeron el sábado autoridades federales.

El agresor había dicho a investigadores de la oficina del alguacil del condado Sacramento que se llamaba Marcelo Márquez, de 34 años, residente de Salt Lake City, Utah.

Sin embargo, sus huellas dactilares corresponden a los registros biométricos de un tal Luis Enrique Monroy Bracamonte que se encuentran en una base de datos federal, dijo la portavoz del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, Virginia Kice.

Monroy Bracamonte fue deportado por primera vez a México en 1997 después de ser condenado en Arizona por posesión de drogas. Fue arrestado y repatriado a México nuevamente en 2001.

En la orden de detención se solicita que las autoridades locales transfieran a Monroy Bracamonte a detención federal después de que su caso sea adjudicado para que las autoridades migratorias puedan buscar deportar al individuo, dijo Kice.

El hombre está detenido sin derecho a fianza acusado de dos cargos de homicidio, dos cargos de intento de homicidio y dos cargos de robo de vehículo.

La esposa del individuo, Janelle Márquez Monroy, de 38 años, también está detenida por su implicación en intento de homicidio y robo de vehículo en relación a la cadena de ataques del viernes en la que dos agentes murieron y otras dos víctimas resultaron heridas.

Los investigadores acudieron el sábado a los lugares donde ocurrieron los ataques a tiros “en un intento por esclarecer el caso para que podamos hacer una reconstrucción metódica de los hechos”, declaró el alguacil del condado Placer, Ed Bonner.

En los registros de prisiones ninguno de los detenidos tenía abogado.

Más de 100 agentes judiciales de todo el norte del estado respondieron sin haber sido llamados después de escuchar que un colega había muerto al inicio de una serie de ataques a tiros, dijo el sábado la portavoz del departamento de policía.

Agentes federales, estatales y municipales se fueron integrando en seis sitios distintos donde ocurrieron los ataques a lo largo de un área de 48 kilómetros (30 millas) que abarcó dos condados, señaló Dena Erwin, portavoz de la policía del condado Placer.

“Fue una respuesta asombrosa”, dijo Erwin. “Nosotros no pedimos a todas estas personas, simplemente se presentaron por su cuenta porque saben que un compañero fue baleado”.

Los agentes del Departamento de Justicia del estado, del FBI, del Departamento de Seguridad Nacional y de otras agencias serán interrogados como parte de una compleja investigación en curso sobre el ataque ocurrido el viernes que terminó con dos policías muertos y otras dos personas heridas.

Ed Bonner, jefe de la policía de Placer, describió los escenarios de crimen como “increíblemente caóticos” y prometió reconstruir los hechos con detalle.

“Con toda seguridad se trata de una investigación a gran escala”, dijo Erwin. “Es sencillamente una pesadilla”.

Dos sospechosos fueron interrogados durante horas mientras las autoridades buscaban un motivo para las balaceras que iniciaron cuando el agente Danny Oliver, de 47 años, de la policía del condado Sacramento, recibió un balazo en la frente con un rifle semiautomático a corta distancia cuando revisaba un automóvil en el estacionamiento de un motel.

Krista Sorenson, de Salt Lake City, se dijo perpleja por el arresto del hombre. Él y su hermano han cortado su césped hace aproximadamente cuatro años.

“Ellos fueron súper amables, unos trabajadores laboriosos decentes tratando de buscar cómo ganarse la vida”, comentó.

Oliver, con 15 años en el departamento de policía, dejó una esposa y dos hijas.

Después de que Oliver recibió el tiro, su compañero disparó contra los atacantes, quienes condujeron aproximadamente una milla (1,6 km) antes de intentar robar un vehículo.

El automovilista Anthony Holmes, de 38 años y residente de Sacramento, recibió al menos dos balazos, uno de ellos en la cabeza, y se encuentra en buena condición.

Los agresores robaron entonces una camioneta tipo pickup de un jardinero y huyeron a la ciudad de Auburn en el vecino condado Placer, ubicado aproximadamente a 48 km (30 millas) al noreste de Sacramento.

Dos policías que se acercaron a la camioneta recibieron disparos de un arma de asalto tipo AR-15, señaló Erwin.

El detective de homicidios Michael David Davis Jr., de 42 años, falleció en un hospital el día posterior, exactamente 26 años después de que su padre falleciera en un incidente mientras se desempeñaba como policía del condado Riverside.

El agente Jeff Davis, sin parentesco con Davis Jr., estaba siendo atendido por una herida de bala en el brazo.

____

La periodista de The Associated Press, Lindsay Whitehurst, contribuyó a este despacho desde Salt Lake City.

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.