LONDRES (AP) — Aproximadamente 11% de los medicamentos distribuidos en países en desarrollo son falsos y muy probablemente sean la causa de muerte de miles de niños por enfermedades como malaria y neumonía todos los años, dijo el martes la Organización Mundial de Salud.

Es el primer intento de la agencia de salud de la ONU para evaluar el problema. Los expertos revisaron 100 estudios de más de 48.000 medicamentos. Las medicinas para el tratamiento de malaria e infecciones bacterianas representaron 65% de los productos falsos.

El director general de la OMS dijo que el problema afecta mayormente a los países pobres. Entre 72.000 y 169.000 niños pudieran estar muriendo de neumonía todos los años tras recibir medicamentos falsos. Estos también pudieran ser la acusa además de otras 116.000 muertes por malaria en África subsahariana, de acuerdo con científicos de la Universidad de Edimburgo y la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres en reportes comisionados por la OMS.

“Imagínese a una madre que sacrifica comida y otras necesidades básicas para pagar por el tratamiento a su hijo, sin saber que las medicinas son malas o falsificadas, y entonces ese tratamiento causa la muerte de su hijo”, dijo el director general Tedros Adhanom Ghebreyesus en un boletín de prensa. “Eso es inaceptable”.

Los medicamentos falsos incluyen algunos que no han sido aprobados por reguladores, no satisfacen estándares de calidad o mienten sobre ingredientes, dice la OMS.

En el 2013, la agencia estableció un sistema global voluntario de monitoreo para detectar medicamentos falsos y de baja calidad y ha recibido reportes de unos 1.500 sustancias problemáticas, incluyendo fármacos supuestamente para problemas cardiacos, diabetes, fertilidad, salud mental y cáncer.

Las OMS dijo que esa base de datos salvó las vidas de decenas de niños en Paraguay, luego que un análisis mostró que estaban afectados por un fármaco contaminado contenido en un medicamento para la tos que había matado a 60 adultos varios meses antes en el 2013.

La OMS indicó que los casos de medicinas falsas que ha encontrado son apenas “una pequeña fracción” del total y que muchos pudieran no ser reportados. La agencia estima que los países se están gastando aproximadamente 30.000 millones de dólares en medicamentos falsos.