ANKARA, Turquía (AP) — Tras un breve receso, la aviación turca reanudó sus ataques sobre el enclave sirio de Afrin, controlado por kurdos sirios, dejando numerosos muertos y heridos, dijeron el viernes militares y funcionarios kurdos.

Las incursiones aéreas contra las zonas fronterizas y la principal localidad en la región comenzaron el jueves en la noche y figuran entre las de mayor intensidad desde que el ejército turco y los combatientes de la oposición apoyados por Ankara comenzaron una campaña terrestre y aérea contra el bastión de Afrin hace tres semanas, según funcionarios kurdos.

La ofensiva ha obligado a huir a miles de personas, muchas de las cuales se habían dirigido a la localidad de Afrin, que ya estaba llena de decenas de miles de desplazados que abandonaron otras partes de Siria desde hace años debido a la violencia.

Mientras el nuevo derramamiento de sangre tenía lugar, los presidentes Vladimir Putin, de Rusia, y Emmanuel Macron, de Francia, examinaron el viernes en una llamada telefónica un estrechamiento de la cooperación para resolver el conflicto en Siria. La guerra civil ha causado unos 400.000 muertos, el desplazamiento de la mitad de la población y la migración de más de 5.000 de refugiados principalmente a los países vecinos.

En su comunicado, el Kremlin no abundó en detalles sobre la conversación entre Putin y Macron, Rusia es uno de los principales países que apoyan al presidente Bashar Assad e intervino militarmente en 2015 para inclinar la balanza de la guerra a favor del gobernante sirio. Francia figura entre los principales detractores de Assad.

El despacho de Macron dijo que el mandatario propuso la realización de conversaciones de paz más sólidas, en especial después de que los esfuerzos de Rusia del mes pasado fueron boicoteados por la oposición siria.

Macron también pidió a Putin frenar el “intolerable deterioro de la situación humanitaria” en regiones donde la aviación siria y rusa han efectuado ataques en los últimos días, según el despacho del presidente francés.

Aviones F-16 reanudaron su campaña de bombardeos aéreos el jueves por la noche y atacaron el Monte Bafilun, en el noroeste del enclave, las localidades de Sheik Huruz y Kefer Jenne y las regiones de Sheran, Jinderes y Raju, entre otros objetivos, según reportó la agencia estatal de noticias Anadolu.

En un breve comunicado emitido el viernes, militares turcos explicaron que sus aviones bombardearon un total de 19 objetivos, incluyendo refugios, depósitos de municiones y posiciones de armas que pertenecían a organizaciones “terroristas”. Todos los aviones regresaron a la base sin problemas, agregó la nota.

El funcionario kurdo Rezan Hiddo dijo por teléfono que aviones de guerra turcos atacaron 23 puntos, y afirmó que la artillería turca golpeó la localidad desde tres zonas próximas a Afrin.

“En los últimos 21 días, el ejército turco ha violado todas las leyes de guerra”, afirmó Hiddo.

Por otra parte, el jefe del Estado Mayor Conjunto de Turquía, el general Hulusi Akar, y otros comandantes, monitorearon la operación desde un avión de control, agregó el ejército.

Informaciones no confirmadas publicadas en medios turcos apuntaron que Ankara suspendió la operación cuando Rusia, que controla de facto el espacio aéreo de la región, cerró el acceso sobre Afrin después de que los rebeldes derribaron un avión de combate Su-25 ruso en la provincia de Idlib, en el norte del país, el 3 de febrero.

Anadolu y la agencia noticiosa privada Dogan después reportaron que soldados turcos y combatientes de oposición respaldados por Turquía expulsaron a los combatientes kurdos de cinco villas en la región de Afrin.

Turquía inició su ofensiva sobre el enclave sirio hace tres semanas para echar a los combatientes kurdos sirios, a quienes Ankara considera una amenaza a la seguridad del país por sus vínculos con la insurgencia proscrita en territorio turco.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que los bombardeos estuvieron dirigidos contra la localidad de Afrin y sus alrededores dejando dos muertos y otros heridos.

Desde que Turquía comenzó sus ataques, 120 personas han perdido la vida, entre ellas 26 niños y 17 mujeres, según un comunicado del consejo de la administración civil de Afrin. Agregó que 60.000 personas han huido de sus casas, lo que ha conllevado a una crisis humanitaria.

____

Mroue reportó desde Beirut. La periodista de The Associated Press, Angela Charlton, en París, contribuyó a este despacho.