BOGOTÁ (AP) — La dramática eliminación de Colombia del Mundial de Rusia a manos de Inglaterra fue lamentada el martes por los hinchas al igual que los hombres de José Pekerman tras perder 4-3, al tiempo que el desempeño del árbitro estadounidense Mark Geiger fue cuestionado duramente.

Hinchas, críticos e integrantes del combinado, entre ellos Radamel Falcao, consideran que Geiger se equivocó al castigar a Colombia con un penal por una supuesta falta del mediocampista Carlos Sánchez contra Harry Kane.

"Mark Geiger, el árbitro más odiado por los colombianos", afirmó Caracol Radio de Colombia, mientras que el trabajador Jacobo Vargas lo consideró "vendido". Geiger también enfrenta duras críticas en las redes sociales.

El intenso duelo en el estadio Spartak de Moscú se definió en penales después del empate 1-1 en los 90 minutos reglamentarios y la media hora adicional.

Los aficionados estaban convencidos de que el plantel encabezado por Falcao pasaría a cuartos de final y hasta acariciaban la ilusión de verlo en la final. El ambiente previo era de carnaval y la celebración se anticipó en Guachené cuando Yerry Mina _nativo de esa población del departamento del Cauca_ igualó 1-1 en los descuentos con un remate de cabeza, lo que obligó a extender el encuentro.

Sin embargo, la alegría se esfumó cuando el guardameta Jordan Pickford le tapó el remate al cañonero Carlos Bacca y Eric Dier sentenció la serie a favor de Inglaterra.

Mina, que milita en el Barcelona, también marcó de cabeza en la derrota 2-1 contra Japón y repitió en el triunfo por 1-0 ante Senegal, con el que Colombia avanzó a octavos de final.

Aficionados abrazados rompieron a llorar cuando Dier venció al guardavallas David Ospina, mientras que otros gritaron "¡viva Colombia, viva Falcao, viva Pekerman!”

"La tristeza es inmensa pero debemos reconocer el esfuerzo de los futbolistas y del técnico... La campaña fue excelente", manifestó el estudiante Hernando Torres en el Parque de la 93, al norte de Bogotá.

Con el fin de reducir los incidentes violentos, las autoridades asignaron más de 4.700 agentes. El martes por la noche la policía reportó 67 riñas, 19 de ellas en Bogotá, 15 en el departamento de Cundinamarca, 12 en Popayán, 11 en Ibagué y 10 en Santa Marta.

"Colombia no debió llegar a los penales, pudo ganar en el tiempo reglamentario si el árbitro actúa bien", opinó Antonio Ríos, un aficionado de Medellín.

La selección colombiana no logró repetir la hazaña de 2014 cuando llegó por primera vez a cuartos de final, donde Brasil le cerró el camino a las semifinales.

"Gracias, Colombia", "Se nos fue: Colombia cayó en penaltis y quedó fuera", "Terminó el sueño mundialista" y "No pudo ser: Colombia cayó con valentía ante Inglaterra y dice adiós" fueron los encabezados de algunas notas de medios colombianos.

La aglomeración de aficionados fue grande en muchos lugares, entre ellos la Plaza de Nariño, capital del departamento del mismo nombre, en la frontera con Ecuador. La Cruz Roja local reportó que algunas personas se desmayaron.

"El partido fue muy guerreado (disputado); los jugadores colombianos hicieron un inmenso esfuerzo para llegar a cuartos pero el árbitro con el penal los perjudicó", opinó el comerciante Álvaro Delgado.