NUEVA YORK (AP) — El pastor que es amigo de Justin Bieber y un rebaño de deportistas de primera línea mientras guía a miles de devotos menos conocidos dice que está listo para decir la verdad sobre algunos titulares de la prensa sensacionalista.

Los reportes de que el pastor Carl Lentz de HillsongNYC albergó al cantante en su casa a las afueras de Nueva York por 18 meses hace un par de años, por ejemplo, son errados. No fueron 18 meses. Fue cerca de un mes, en un momento en el que Bieber necesitaba sumamente de un descanso, dijo Lentz a The Associated Press en una entrevista reciente.

"Sí, hubo un periodo en el que él simplemente necesitaba esconderse, apartarse de su vida regular, y vivió con nosotros", dijo Lentz, cuyo primer libro inspirador, "Own the Moment", se publica el martes. "Tiene una mamá y un papá maravillosos pero en este caso pensamos que sería bueno que se apartara un ratito del trajín en el que estaba metido como uno de los astros más grandes del mundo y fuera normal".

Por qué esto alarmó a algunas personas es algo que Lentz no se puede explicar.

Que conste que Lentz es amigo de Bieber, no su pastor. Bieber ya tenía pastor: Judah Smith, en Seattle. Además, estaba jugando Uno con los hijos de Lentz cuando los tabloides reportaron que destrozó un club nocturno en Nueva York, dijo Lentz.

¿Cómo le aconseja al reformado chico malo para que se mantenga tranquilo ante toda la atención de TMZ y los paparazzi, especialmente tras sonar alarmas cuando Bieber canceló recientemente los últimos conciertos de su gira mundial para dedicarse a Dios?

"Del mismo modo en que trataría de manejar las críticas en mi propia vida. Uno no quiere llegar nunca al punto de ser tan insensible que no lo registra pero sí llegar al punto en el que puede controlar cómo eso afecta su espíritu", dijo Lentz.

"Para él, está tan acostumbrado a ese tipo de cosas que tratamos de cambiar el tipo de reacción que tenía. Por su propia cuenta, él dijo, 'Mira, no me gustan este tipo de cosas pero no hay absolutamente nada que yo pueda hacer al respecto. No me va a dominar así que voy a pensar al respecto'".

Bieber, como es sabido, ha tenido encontronazos con fotógrafos que lo han perseguido, ha dejado a sus fans esperando dos horas en sus conciertos, ha sido atrapado en actividades para nada admirables y ha tenido problemas con la ley por arrojarle huevos a la casa de un vecino u orinar en una cubeta. Así que se lo puede perdonar si quiso relajarse en privado en Montclair, Nueva Jersey, con Lentz, su esposa Laura y sus tres hijos.

"Lo logramos por unos dos días y entonces se corrió la voz y fue un poco irritante, pero en general fueron momentos bastante especiales", recordó Lentz. "Sí. Jugamos Uno y otros juegos de cartas, estudiamos la Biblia y visitamos las cafeterías en Jersey para pasar el rato".

Un publicista de Bieber declinó una solicitud de la AP para entrevistar al cantante.

Lentz y su esposa establecieron la rama estadounidense de la Iglesia Hillsong con sede en Sydney, Australia, hace siete años. Globalmente, unas 100.000 personas asisten cada semana a los servicios en unos 20 países, entre 9.000 y 10.000 en las iglesias en Estados Unidos.

Hillsong es conocida por su música cristiana con estilo rock, sus líderes tatuados (como Lentz) y sus ropas hípster. Bieber no es el único artista joven que acude a esta iglesia. Vanessa Hudgens va, y ocasionalmente alguna Kardashian (Kourtney) o Baldwin (Hailey).

"Siento que el mal está creciendo de una manera muy significativa, ya sea que quieras pensar en él como una persona con cuernos o simplemente como la voz en tu mente que te dice, 'No puedes hacer eso'. Y creo que es realmente importante involucrarse con una comunidad que puede ayudarte a que te des cuenta de que todo va a estar bien, y elegir el amor al final del día es, pienso, el camino", dijo Hudgens a la AP recientemente sobre su fe y Hillsong.

Lentz, un afable nativo de Virginia Beach, Virginia, se ríe de su frecuente apodo de "pastor de las estrellas" y la reputación de su iglesia como la iglesia chévere, un imán de celebridades.

"Yo creo que cada quien es una estrella en su propio derecho y es ahí donde difiero de inmediato, porque creo que Dios nos creó a todos con cosas realmente únicas en nuestras vidas y quiénes somos, pero nuestro mundo dice eso porque no espera que la gente famosa vaya a la iglesia", dijo Lentz.

"La Iglesia Hillsong está 99,9% llena de gente increíble que no es famosa. Esa es la gente que la construye, que sirve, que se sacrifica, que da, y recibimos atención por ese pequeña porción porque la gente los conoce", agregó.

Lentz y Smith bautizaron a Bieber hace tres o cuatro años en la bañera extragrande del astro del baloncesto Tyson Chandler luego que el cantante declaró una noche gélida en Nueva York a las 2 a.m. que estaba listo, AHORA. No pudieron encontrar un sitio para hacerlo, hasta que Lentz llamó a su amigo Chandler.

"Ese hombre se paró de la cama, y su esposa, Kim. Nos abrieron la casa y entramos y lo hicimos, y fue increíble", dijo Lentz. "Fue un crédito a Justin por ser tan apasionado e incansable en su búsqueda. Esa noche para él era obligada, no era un quizás".

A lo largo de los años ha habido muchas críticas hacia Bieber, hacia Lentz y hacia ambos juntos.

Un fotógrafo los capturó hace unos meses bebiendo tragos en un evento privado en un bar de Nueva Zelanda, donde asistían a una conferencia de Hillsong. ¿Tragos de qué? Lentz no dijo, apuntando que es un hombre adulto de 38 años. ¿Y Bieber? Bueno, él tiene 23.

"Esto tiene un contexto y disfruto no dándolo", dijo Lentz del incidente. "Yo diría que la mayor pregunta que la gente debería hacer es, '¿Cuál es el problema?'. ¿Es el consumo de alcohol? Ese es un tema. ¿Es que yo estaba tomando con Justin? Ese es otro tema. Así que yo siempre pregunto, ¿por qué están molestos? ¿Se trata de mí? ¿Se trata de Justin?".

Dice el amigo de Bieber: "Crean lo mejor, crean lo peor. Eso se los dejo a ustedes".

___

Los reporteros de AP Rob Maaddi en Filadelfia y Michael Cidoni Lennox en Los Ángeles contribuyeron a este despacho.