AP NEWS
Click to copy
Click to copy
Related topics

Jon Stewart sorprende con “Rosewater”

Por JAKE COYLENovember 11, 2014

NUEVA YORK (AP) — Un soñoliento Jon Stewart se sienta afuera de su oficina para reflexionar sobre su ópera prima, “Rosewater”, un drama acerca del encarcelamiento injusto del periodista Maziar Bahari en Irán, protagonizado por el actor mexicano Gael García Bernal.

En la víspera su programa “The Daily Show” transmitió en vivo sobre las elecciones de legisladores, incluyendo un sketch que reportó desde la sede de campaña del gran ganador de la noche: el dinero, interpretado por un fiestero Rob Riggle. Y también sobre la desolada base de perdedores de la noche: las ideas.

El humor, dice Stewart, es una “sustancia parecida a una ameba” que puede crecer aún en las condiciones más duras, como la vida en el fondo del mar.

“Podría ser una vida grotesca y absurda. Podría ser como un pez con un cangrejo creciéndole de la cabeza que se prende como el juego de luces Lite-Brite”, dijo.

A lo largo de 16 años en “The Daily Show”, Stewart ha encontrado amplio material para su comedia en los noticieros, políticos y algunos acontecimientos horribles. “Rosewater” podría parecer una historia lejana a la sátira de “The Daily Show”, pero Stewart se sintió atraído a esa verdadera historia por la ligereza con la que Bahari contaba los 118 días en los que estuvo preso y fue torturado tras trabajar como reportero en las elecciones de Irán de 2009.

En su libro de memorias, “Then They Came for Me”, Bahari (García Bernal) dice sentir una simpatía poco común por su interrogador, reconociendo el absurdo de un régimen autoritario que teme tan desesperadamente a sus opiniones. En una película sobre preservar la integridad en un sistema enfermo, el momento triunfal es una risa alegre.

“Es un proceso que necesito para mí”, dijo Stewart. “Es la forma en la que proceso los acontecimientos”.

“Rosewater” es una declaración sutil de la forma de ver el mundo de Stewart, una en la que el humor es una herramienta esencial para desarmar a los poderosos, para recuperar la humanidad.

“La certeza es la enemiga del humor”, dijo Stewart. “Los regímenes autoritarios son definitivamente certeros y dogmáticos. Una de las cosas sobre (‘The Daily Show’) es la falta de certeza”.

Stewart se conectó con Bahari porque éste apareció en un segmento del corresponsal de “Daily Show” Jason Jones, filmado en Irán. (Las imágenes fueron usadas después como evidencia de que Bahari era un espía). Cuando Bahari fue liberado, surgió una amistad entre él y Stewart.

Stewart ofreció ayudar a Bahari para que su libro fuera adaptado al cine, pero cuando pasaron cuatro meses sin que nadie se ofreciera a hacer el guion, Stewart pensó hacerlo él mismo. Se reunía con Bahari a las 7:30 de la mañana para desayunar y revisar sus apuntes y para escribir por la noche después de grabar “The Daily Show” y darles las buenas noches a sus dos hijos.

“Básicamente hice lo que hicimos aquí, puse un montón de tarjetas sobre la mesa y las estructuré”, dijo Stewart sobre su debut como guionista.

Stewart filmó la película a mediados del año pasado en Jordania durante un receso de “The Daily Show”. Ante el calor extremo y un elenco principalmente internacional, además de un presupuesto apretado, el director novato buscó actuaciones naturales.

“Si ya sobreviviste haciendo monólogos de comedia en un (restaurante) Fuddruckers afuera de Rochester, Jordania es mucho más lujoso”, dijo Stewart.

De regreso en “The Daily Show”, puso al editor en una habitación aislada en las oficinas del programa. Entre su trabajo en el programa subía y bajaba dos pisos para meterse en las sesiones de edición.

“Hubo momentos importantes en los que pensé ’OK, siempre te preguntaste qué tan lejos podías llevar esto, ahora ya lo sabes‴, dijo Stewart.

Pero los resultados son impresionantes, especialmente para un novato. De acuerdo con el New York Times, Stewart “resultó ser un verdadero cineasta”.

″¿Quién lo sabía?”, dijo el comediante Steve Carell, excorresponsal de “Daily Show”. “No tenía idea de que era un cineasta, pero lo es. Recién iniciado, tiene voz y estilo”.

Parte de lo que hace que “Rosewater” sobresalga es su negación a narrar la historia de Bahari al estilo de Hollywood.

“Hay una infraestructura para la tortura que es apabullante, como empresarial, absurda, kafkiana”, dijo Stewart. “La violencia está ahí pero radica en un contexto mucho mayor”.

Bahari, quien vive ahora en Londres, dijo que él y Stewart comparten un resentimiento contra aquellos que creen tener “un monopolio de la verdad”.

“No tiene caso considerar a un gobierno o a una persona como un monstruo malvado”, dijo Bahari. “No hay maldad ni un monstruo. Simplemente son humanos en sistemas malos”.

Aún está por verse si Stewart, cuyo contrato con Comedy Central se extiende al próximo año, hará otra película. Pero según su forma de ver las cosas eso no importa.

“Es un viaje, es una conversación”, dijo Stewart. “Lo que no haré es componer música o cantar”.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.