NUEVA YORK (AP) — Un hombre que conducía una camioneta rentada arremetió el martes contra las personas que circulaban por una ciclovía ubicada cerca del monumento del World Trade Center, matando a por lo menos ocho de ellas y dejando a 11 heridos, en lo que el alcalde de la ciudad calificó como “un acto terrorista particularmente cobarde”.

El conductor fue baleado en el abdomen por la policía después de salir del vehículo empuñando lo que resultaron ser pistolas falsas en cada mano y gritar “Allahu Akbar” _la frase en árabe para “Dios es grande”_, de acuerdo con las autoridades. El sospechoso fue operado y se encuentra en condición crítica, pero se prevé que sobrevivirá.

Dos funcionarios del orden que no estaban autorizados a discutir la investigación y hablaron bajo condición de anonimato, identificaron al atacante como Sayfullo Saipov, de 29 años, y dijeron que es originario de Uzbekistán y llegó legalmente a Estados Unidos en 2010. Tiene licencia de conducir de Florida pero podría haber estado viviendo en Nueva Jersey.

El conductor avanzó al volante de una camioneta alquilada de Home Depot a lo largo de la ciclovía por una distancia equivalente a 14 manzanas (8 décimas de milla o 1.280 metros), antes de chocar contra un pequeño autobús escolar. El caos y los disparos de la policía provocaron pánico en el vecindario, donde la gente gritaba aterrorizada, y el sendero quedó regado de bicicletas destruidas y cuerpos que fueron rápidamente cubiertos con sábanas.

“Vi mucha sangre. Mucha gente en el suelo”, dijo Chen Yi, un conductor de Uber.

Eugene Duffy, de 43 años, chef en un restaurante junto al río, dijo que “muchos policías llegaron y no sabían lo que estaba ocurriendo. Las personas gritaban”.

El ataque provocó el cierre de calles en el extremo occidental del bajo Manhattan, a lo largo del Río Hudson, y varios agentes uniformados se apresuraron al lugar mientras las personas se alistaban para las festividades de Halloween, incluyendo el desfile anual por Greenwich Village.

Un escuadrón anti bombas registró el vehículo pero no encontró explosivos.

“Este fue un acto terrorista, y un acto terrorista particularmente cobarde dirigido contra personas inocentes, dirigido a personas que se dedican a sus vidas y que no tenían idea de lo que les iba a suceder”, dijo el alcalde Bill de Blasio.

Nueva York y otras ciudades en diversas partes del mundo han estado en alerta por ataques extremistas en los que se utilizan vehículos para atropellar peatones. El grupo Estado Islámico ha alentado a sus seguidores a atropellar personas y se han registrado atentados letales de este tipo en Gran Bretaña, Francia y Alemania en el último año más o menos.

El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo dijo que se trató de un ataque de un “lobo solitario” y que no había evidencia que indicara que era parte de un complot.

El comisionado de policía de la ciudad de Nueva York, James O’Neil, indicó que lo dicho por el agresor y el método con el que realizó el ataque condujeron a la policía a concluir que se trataba de un acto terrorista.

En Twitter, el presidente Donald Trump publicó que “otro ataque hecho por una persona enferma y trastornada” y afirmó: “no en Estados Unidos de América”.

Aunque la policía no culpó directamente al Estado Islámico por el incidente, Trump arremetió contra el grupo extremista al publicar en Twitter: “No debemos permitir que ISIS vuelva, o ingrese, a nuestro país después de derrotarlos en Medio Oriente y otros lugares. ¡Suficiente!”.

La policía dijo que Saipov alquiló la camioneta alrededor de las 2 p.m. en Nueva Jersey, e ingresó a la ciclovía una hora después en West Street, a unas cuadras del nuevo World Trade Center _sitio del ataque terrorista más letal en la historia de Estados Unidos_ y atropelló a varias personas. El vehículo giró hacia Chambers Street y chocó con un pequeño autobús escolar, causando lesiones a dos adultos y dos niños.

En el lugar se localizaron una pistola de bolas de pintura y una de balines, dijo la policía. Se podían ver al menos dos cuerpos cubiertos tendidos sobre la ciclovía, además de que la parte frontal de la camioneta estaba chocada y a un costado del autobús escolar.

Dos funcionarios de agencias policiacas señalaron que se recuperó una nota del interior de la camioneta. Uno de ellos dijo que estaba escrita en otro idioma, posiblemente en árabe.

Aún se investigan los contenidos del vehículo, pero las autoridades dijeron que la nota respalda la creencia de que fue un acto de terrorismo. Los funcionarios no tenían autorización para discutir públicamente una investigación abierta y hablaron con The Associated Press bajo condición de anonimato.

Tom Gay, fotógrafo escolar, estaba en Warren Street y escuchó a varias personas diciendo que había un accidente. Caminó hacia West Street y una mujer dio vuelta en la esquina gritando: “¡Tiene un arma! ¡Tiene un arma!”.

Gay dijo que asomó la cabeza y vio a un hombre delgado con atuendo deportivo azul corriendo hacia el sur sobre West Street sosteniendo una pistola. Relató que había un hombre robusto persiguiéndolo.

Señaló que escuchó cinco o seis disparos y que el hombre de atuendo deportivo cayó al suelo con el arma aún levantada, posteriormente un hombre se acercó y pateó la pistola.

Las autoridades no identificaron a las víctimas del atentado, pero la cancillería argentina dijo que entre los muertos hay cinco ciudadanos argentinos. También se informó de un ciudadano belga muerto.

El desfile de Halloween de la ciudad se realizó conforme a lo planeado después del incidente, pero con seguridad reforzada. Se podían ver agentes adicionales, equipos con armamento pesado y camiones de construcción estacionados como barricadas a lo largo de la ruta.

Un portavoz de Home Depot Inc. dijo que la compañía “cooperaba plenamente” con las agencias del orden en torno a la investigación del ataque.

___

Los periodistas de The Associated Press Sadie Gurman en Washington, y Tom Hays y Adam Geller en Nueva York y Michael Balsamo en Los Ángeles contribuyeron a este despacho.