MANILA, Filipinas (AP) — El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ordenó el viernes la cancelación de una compra multimillonaria de 16 helicópteros de Canadá y dijo que las compras de armas estadounidenses deben de cesar también debido a la imposición de muchas condiciones. Sin embargo, acotó que él sigue apoyando al presidente Donald Trump.

Duterte hizo el anuncio durante una conferencia de prensa después de que el gobierno canadiense decidiera revisar el trato de 235 millones de dólares (12.000 millones de pesos) para comprar helicópteros a raíz de preocupaciones de que las fuerzas militares filipinas pudieran usar los helicópteros en ataques a la contrainsurgencia.

Funcionarios de defensa de Filipinas dieron el jueves garantías de que los helicópteros Bell 412EPI serían usados para transportar suministros y soldados, incluso los heridos en combate, así como para responder a desastres, y que no serían usados en ataques a la contrainsurgencia.

Conocido por sus decisiones espontáneas y arrebatos públicos, Duterte canceló la compra durante una conferencia de prensa en la ciudad de Davao, su pueblo natal.

"Quiero decirle a las fuerzas armadas que paren el acuerdo, no prosigan con eso y de alguna manera buscaremos a otro proveedor", dijo Duterte sobre la compra de helicópteros.

Aunque dijo que él respeta la postura de Canadá, Duterte dijo que usar los helicópteros solo para transportar soldados es "una propuesta loca".

"Estoy comprando los helicópteros porque quiero rematarlos", dijo el presidente, en referencia a los rebeldes musulmanes y comunistas, así como los milicianos islámicos en la volátil región sur del país.

"Espero que nunca nos llamen para usar las armas y defenderlos. Nunca lo tendrán mientras yo sea presidente. Nosotros somos neutrales", dijo Duterte, sin dejar claro si se refería a Canadá, a su aliado Estados Unidos, o a ambos.