WASHINGTON (AP) — El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, restó importancia el martes a la amenaza del presidente Donald Trump de retirar la autorización de seguridad a seis ex agentes de seguridad e inteligencia que lo han criticado.

“Creo que está troleando a la gente, nada más”, dijo Ryan en conferencia de prensa, con respecto a lo que opositores y expertos consideran sería una politización sin precedentes del otorgamiento de autorizaciones para conocer material confidencial.

“Esto es algo que corresponde al poder ejecutivo”, agregó Ryan entre risas.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo el lunes que el presidente “estudiaba los mecanismos” para despojar de su autorización a los ex directores de la CIA John Brennan y Michael Hayden, el ex director del FBI James Comey, el ex director nacional de inteligencia James Clapper, la ex asesora nacional de seguridad Susan Rice y Andrew McCabe, que fue subdirector del FBI hasta que Trump lo destituyó en marzo.

Estos ex funcionarios han actuado bajo gobiernos tanto demócratas como republicanos, incluido el de Trump. Pero dos de ellos, McCabe y Comey, no tienen autorizaciones de seguridad, lo que vuelve la amenaza hueca.

Sanders dijo que los funcionarios “politizaron y en algunos casos monetizaron su servicio público y autorizaciones de seguridad” al formular “acusaciones infundadas” de que el gobierno de Trump mantenía contactos indebidos con Rusia o sufría la influencia rusa.

“El hecho de que gente con autorizaciones de seguridad haga estas acusaciones infundadas da legitimidad inapropiada a acusaciones con cero pruebas”, dijo.

Sanders no citó declaraciones concretas de los funcionarios. Pero el presidente está furioso por las reacciones a su reunión de la semana pasada con el presidente ruso Vladimir Putin y las investigaciones de la injerencia rusa en la elección de 2016.