WILMINGTON, Delaware, EE.UU. (AP) — Un juez en Delaware aprobó el viernes el plan de reorganización por bancarrota de la proveedora japonesa de autopartes Takata.

Al término de la audiencia, el juez dijo que dio el visto bueno al plan porque los acreedores otorgaron un apoyo importante y suficiente.

El fallo fue emitido después del arreglo extrajudicial que Takata alcanzó la semana pasada con grupos de acreedores que representan a víctimas actuales y futuras de las bolsas de aire defectuosas y letales de la compañía. Un fideicomiso se hará cargo de los reclamos de esos grupos.

Takata cayó en bancarrota el año pasado debido a demandas, multas multimillonarias y abrumadores costos en los que incurrió por llamados a reparación a causa de los infladores de sus bolsas de aire que pueden explotar con demasiada fuerza, y arrojar fragmentos como si fueran esquirlas al interior de los vehículos contra conductores y pasajeros. Los infladores defectuosos causaron el llamado a reparación más grande en la historia de Estados Unidos.

De acuerdo con el plan de reestructuración, Takata venderá la mayoría de sus activos ajenos a las bolsas de aire a una empresa china en 1.600 millones de dólares.