PANAMÁ (AP) — El vicepresidente estadounidense Mike Pence instó el jueves a Latinoamérica a presionar más para lograr una salida a la crisis política en Venezuela, al tiempo en que exhortó a emprender una nueva era en el comercio hemisférico durante el cierre de su gira por cuatro naciones aliadas en la región.

En un discurso durante una visita al canal ampliado de Panamá y antes de reunirse con el mandatario Juan Carlos Varela, Pence aprovechó el escenario de la ruta comercial ampliada para resaltar los propósitos de la administración de Donald Trump en esta travesía: enviar un mensaje de que Washington desea tener más tratos con las naciones vecinas del sur e insistir con sus aliados en la necesidad de buscar una pronta solución a la turbulencia política venezolana.

“Vamos a seguir al lado de todas las naciones libres de la región hasta que se reestablezca la democracia en beneficio de los venezolanos”, dijo Pence, quien llegó procedente de Chile y cumplió una apretada visita de casi seis horas en Panamá. “El presidente Trump y yo pedimos a América Latina que haga más y que mantenga la confianza de que seguiremos las sanciones económicas y políticas (contra funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro) hasta que se restablezca la democracia”.

El llamado recibió una respuesta inmediata de Panamá. Tras la reunión con Pence, el presidente Varela anunció que en los próximos días tomará medidas diplomáticas y migratorias para respaldar el “retorno del orden democrático” en la nación sudamericana.

El gobierno de Maduro ha rechazado las presiones estadounidenses, particularmente los comentarios recientes de Trump sobre que no descarta la opción militar para resolver la crisis en la nación sudamericana.

Pence, no obstante, buscó matizar esa advertencia durante la gira, y el jueves reiteró en el canal interoceánico panameño que confía en encontrar con sus aliados una salida pacífica. Muchos gobiernos latinoamericanos se expresaron en contra de una acción militar en Venezuela, entre ellos Panamá, que sufrió una invasión de Estados Unidos en 1989 que expulsó del poder al dictador Manuel Noriega.

“Los estados fallidos no tienen frontera”, apuntó Pence contra el gobierno de Maduro. “Va a generar narcotráfico con las consecuencias delictivas en toda la región; en Colombia, Panamá y nuestro país”.

Pence insistió mucho durante su gira en la importancia de la seguridad y estabilidad para la prosperidad de la región y de Estados Unidos.

Poco antes del arribo de Pence, cerca de medio centenar de obreros de la industria de la construcción y miembros de organizaciones sociales y de grupos de izquierda protestaron, sin incidentes, en una zona del centro de la capital contra la visita y para rechazar la intervención de Washington en los asuntos internos de Venezuela.

Los manifestantes mostraron una pancarta en que se leía: “Venezuela, corazón de América. Alto a la injerencia de Estados Unidos en América Latina”.

Pence visitó Panamá más de un mes después del viaje del presidente Varela a Estados Unidos para reunirse con Trump. Los líderes reafirmaron el jueves en su reunión que seguirán trabajando estrechamente para enfrentar, según dicen, el incremento del tráfico de drogas en la frontera sur con Colombia tras la firma de la paz, y ayudar a las naciones centroamericanas, principalmente Guatemala, Honduras y El Salvador --que integran el llamado Triángulo del Norte ístmico-- a combatir el crimen organizado, el pandillerismo y la migración irregular.

Pence refirió que la seguridad es un pilar para la relación entre los dos países, destacando la colaboración de Panamá en la lucha contra el Estado Islámico, mediante la aprobación de reformas financieras para combatir el lavado de dinero y el terrorismo; en la inspección de millares de pasajeros que pasan por su aeropuerto internacional y cooperación en la lucha contra las drogas en la frontera.

“Panamá ha podido capturar y compartir mucho más (información) de lo que ha logrado el resto del mundo”, señaló. “Panamá está en la punta para desarticular las organizaciones de tráfico de drogas en el continente... Esta amenaza es algo que enfrentamos juntos y juntos vamos a tener que luchar, y vamos a poder superarlas”.

Agregó que si bien Panamá, Estados Unidos y otras naciones están buscando la libertad, “algún vecino aquí en el continente (en alusión a la Venezuela), está regresando a la oscuridad del pasado.

Tras el encuentro con Varela, Pence emprendió el regreso a Washington.