SANTO DOMINGO, República Dominicana (AP) — El gobierno dominicano anunció el lunes su aprobación a la venta de la filial en el país de la telefónica francesa Orange S.A. al grupo de cable europeo Altice, con sede en Luxemburgo.

El gubernamental Instituto Dominicano de Telecomunicaciones (Indotel) informó en un comunicado que su consejo directivo aprobó la transacción mediante la cual Altice mantendrá el uso de la marcha Orange en República Dominicana.

Altice, que ya cuenta con otras operaciones en el Caribe, anunció en noviembre pasado que había llegado a un acuerdo con Orange S.A. para la compra de su filial dominicana por 1.100 millones de euros (unos 1.435 millones de dólares).

Orange se instaló en el 2000 en el país caribeño y para septiembre del 2013 contaba con 3,4 millones de usuarios de telefonía e internet móvil. En el 2012 obtuvo ingresos por unos 451 millones de dólares.

Indotel también aprobó en marzo de este año la compra por parte de Altice del 88% de las acciones de Tricom (compuesta por Tricom S.A. y Global Interlink Ltd.), la cual ofrece servicios de telefonía, internet y televisión por cable en República Dominicana, un país con 10 millones de habitantes.

Ambas transacciones implican una operación comercial superior a 1.800 millones de dólares, equivalentes al 1,5% del PIB del país caribeño, y le dejarán unos 230 millones de dólares por concepto de impuestos, detalló Indotel.

El principal competidor que tendrá Altice en República Dominicana es la telefónica Claro, filial de América Móvil.

Gedeón Santos, presidente de Indotel, adelantó en una reciente entrevista con The Associated Press que el gobierno dominicano está en proceso de establecer nuevos estándares de calidad en los contratos de concesión de las compañías de telecomunicaciones, ya que los servicios se han deteriorado.

"Tenemos una red grande de telefonía celular, pero así como creció de rápido, también creció sin calidad", reconoció el funcionario. Santos explicó que según las mediciones de Indotel, "la calidad de los servicios de telecomunicaciones ha disminuido entre 44% y 46% en los últimos siete años" debido a la falta de mantenimiento de las redes y a que las antiguas concesiones eran más flexivas en cuanto a las normas de calidad.