CANBERRA, Australia (AP) — La policía australiana frustró un plan terrorista para derribar un avión y arrestó a cuatro hombres durante allanamientos en viviendas en distintos suburbios de Sydney, dijo el domingo el primer ministro.

El premier Malcolm Turnbull señaló que la seguridad fue incrementada desde el jueves en el aeropuerto de Sydney a causa del plan terrorista. La medida fue ampliada durante la noche a todas las otras terminales internacionales e internas en Australia.

“Puedo reportar que anoche hubo una importante operación conjunta antiterrorista para frustrar un plan terrorista con el que se pretendía derribar un avión”, dijo Turnbull a la prensa. “La operación continúa”.

El comisionado de la policía federal de Australia, Andrew Colvin, señaló que hay pocos detalles específicos sobre el ataque, la fecha y el lugar en que tendría lugar.

“En los últimos días, la policía se enteró de información que dejaba entrever que algunas personas en Sydney planeaban perpetrar un ataque terrorista con un dispositivo improvisado”, señaló Colvin. “Estamos investigando la información según la cual el sector aeronáutico era un potencial blanco de ese ataque”.

Australia mantiene sin cambios el nivel de las amenazas terroristas que enfrenta, en “probable”, dijo Turnbull.

Recomendó a los viajeros en el país que lleguen antes de lo habitual a los aeropuertos _dos horas antes de la salida_ para que haya inspecciones extras de seguridad, y que reduzcan el tamaño de su equipaje.

No hay evidencias de una vulneración de la seguridad aeroportuaria, afirmó el comisionado Colvin.

“Creemos que es terrorismo de inspiración islámica”, señaló cuando le preguntaron si el grupo Estado islámico estaba detrás del plan.

Cuarenta agentes del escuadrón antidisturbios provistos de máscaras antigás ingresaron en una casa en las afueras de Sydney y después una unidad antiexplosivos encontró un dispositivo sospechoso, informó el canal televisivo Seven Network.

Colvin declinó confirmar si un artefacto explosivo improvisado completo fue hallado en ese domicilio.

Mick Fuller, comisionado policial del estado de Nueva Gales del Sur, dijo que la policía acordó que tenía que actuar el sábado por la noche porque la amenaza era inminente.