AP NEWS
Related topics

Ruhani busca estrechar lazos en su primera visita a Bagdad

March 11, 2019
En esta imagen de archivo, tomada el 24 de noviembre de 2015, el presidente de Irán, Hasán Ruhani (derecha), escucha a su ministro de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, antes de una reunión en Teherán, Irán. (AP Foto/Vahid Salemi, archivo)

BAGDAD (AP) — El presidente de Irán, Hasán Ruhani, llegó a Bagdad el lunes en su primera visita oficial a la nación contra la que Teherán libró en su día una sangrienta guerra y a la que más tarde respaldó en su lucha contra el grupo extremista Estado Islámico.

Desde la elección de Ruhani en 2013, Irak ha contado con el apoyo de los paramilitares iraníes en su lucha contra EI luego de que la milicia radical tomó la ciudad de Mosul y otros territorios en Irak y Siria.

Ahora, con los extremistas cerca de su derrota final en su último bastión en Siria, Irán busca el respaldo de Irak ante la campaña de presión de Donald Trump tras su decisión de retirar a Estados Unidos del pacto nuclear entre Teherán y las potencias mundiales.

A su llegada a la capital iraquí, Ruhani, quien durante su visita de tres días estará acompañado por una delegación política y económica de alto nivel, fue recibido por una guardia de honor y por el ministro iraquí de Exteriores, Mohammed Ali Al-Hakim.

Ruhani visitó el templo chií dedicado al Imam Kadhim, el séptimo de 12 clérigos venerados por los chiís del mundo. Ruhani, quien es también un clérigo chií, hizo una pausa para tocar la cerca que rodea la tumba del imam.

Luego se reunió con el presidente Barham Salih y habló con periodistas, diciéndoles que “la estabilidad en Irak repercutirá en la estabilidad para toda la región”.

“Queremos ser países unidos, no para estar en contra de nadie, sino para atraer a otros a nuestra unidad”, expresó.

El viaje pone de manifiesto cuánto ha cambiado la relación entre los dos vecinos desde la década de 1980, cuando el dictador iraquí Sadam Husein invadió Irán iniciando una guerra de ocho años que dejó un millón de muertos. Tras la invasión de 2003 liderada por Washington que derribó a Sadam, la República Islámica empezó una campaña para respaldar a los insurgentes que atacaban a las fuerzas estadounidenses en suelo iraquí.

Teherán también hizo conexiones políticas con los líderes chiíes de Irak, que habían sido perseguidos por el gobierno de Sadam. El conservador ex presidente iraní Mahmud Ahmadinejad fue el primero en visitar Irak en 2008.

Irak e Irán comparten una frontera de 1.400 kilómetros (870 millas). Trump realizó una breve visita a Irak en diciembre y declaró que las fuerzas estadounidenses deberían seguir en el país para vigilar a Irán, algo que rechazaron ambos países. El dirigente estadounidense no se reunió con las autoridades iraquíes en su viaje.

En declaraciones realizadas en el aeropuerto Mehrabad de Teherán antes de partir hacia Irak, Ruhani dijo que el objetivo del viaje era “profundizar en las relaciones bilaterales”, según fue citado en su cibersitio oficial.

“Las relaciones entre Irán e Irak son especiales”, dijo el presidente iraní. “En los últimos años, el pueblo de Irán ha pasado una prueba con orgullo, y allí donde los pueblos de la región enfrentaron un problema y pidieron la ayuda de la nación y el gobierno iraníes, corrimos a ayudarles”.

Ruhani, que había visitado Irak de forma privada antes de asumir la presidencia, tenía prevista una visita oficial en 2016 que se canceló por problemas “ejecutivos” no especificados.

Irán ve también a su vecino como una posible ruta para evitar las sanciones que Trump reanudó el año pasado tras abandonar el tratado nuclear de 2015.

___

El periodista de The Associated Press Nasser Karimi en Teherán contribuyó a este despacho.