NUEVA YORK (AP) — Sin asistentes, vestuaristas ni maquilladores. Sin técnicos de iluminación.

Así es como Afshin Shahidi pasó sus momentos más preciados con Prince durante casi una década como su fotógrafo personal, e incluyó muchos de sus encuentros más íntimos entre las 250 fotografías en su reciente libro, "Prince: A Private View".

Shahidi, también conocido como el papá de la actriz de "black-ish" y "grown-ish" Yara Shahidi, es originario de Minnesota al igual que el superastro. Presenta solo lo que conocía de Prince, quien murió en 2016 por una sobredosis accidental.

Una vez Prince le preparó té tras una sesión de fotos y ambos se sentaron a conversar sobre Rembrandt. También hubo un lado gracioso, como cuando Prince estaba bobeando en un pasillo vacío de aeropuerto y de inmediato cambió a su característica cara de palo cuando unos desconocidos se aparecieron.

Aunque gran parte del trabajo de Shahidi retrata a Prince sobre el escenario o estaba planeando para usarse oficialmente en libros de gira del artista o para sus fans, son los momentos más discretos los que sostienen a Shahidi, de 48 años.

A continuación una charla con Afshin Shahidi.

___

AP: Creciste en Minneapolis y todavía eras un chico cuando Prince saltó al estrellato. ¿Qué pensaste cuando lo conociste en persona?

Shahidi: Estaba en la secundaria cuando supe que existía Prince y él era muy distinto del tipo de música que yo oía y de las cosas que me gustaban. Era un fenómeno que mezclaba géneros y podía tocar un montón de instrumentos. Siempre fui un fan, pero no un fan total de los que iban a cada concierto y sabían todos los datos sobre él, así que salté a la oportunidad de conocerlo en el 93.

Quedé deslumbrado. Era la época en la que tenía escrita la palabra “esclavo” en su cara y todo lo que tenía que ver con él era misterioso y maravilloso para mí. Me había mudado de vuelta a Minneapolis tras terminar la universidad y estaba tratando de meterme en la industria del cine. Tenía 23 años y encontré una página en la que se solicitaba a un asistente que cargara película en la cámara para trabajar en un video musical, pero no decían de quién se trataba. No sabía cómo cargar la película en la cámara pero pensé que tenía unos pocos días para aprender, así que dije ‘sí puedo hacerlo’ y luego ellos dijeron ‘te necesitamos en este momento y es en Chanhassen’. Ahí es donde está Paisley Park (la casa estudio de Prince), así que sabía que tenía que ser para Prince. Y respondí OK, estoy en camino.

___

AP: ¿Hablaron tú y Prince sobre hacer este libro?

Shahidi: Había hecho dos libros con él antes de este y habíamos hablado de un tercero. No hablamos de este libro en particular y para ser honestos me llevó meses poder ver a las imágenes que tenía. Me despertaban tantos recuerdos que no estaba listo para hacerlo.

Después de que murió muchos fans comenzaron a ponerse en contacto para preguntar si yo estaba haciendo algo, así que jugué un poco con la idea. Una vez que por fin pude comenzar a ver las fotos comencé a armar algo. Fue muy terapéutico para mí. Sentí que sería egoísta guardarlas para mí, tengo miles de imágenes.

___

AP: ¿Por qué dejaste de trabajar para Prince y qué hiciste durante esos primeros años?

Shahidi: Comencé como técnico y poco a poco fui ascendiendo a director de cinematografía, fotógrafo y colaborador creativo. La última vez que lo fotografié fue en 2001. Seguimos en contacto y él me llamaba ocasionalmente para ver si estaba disponible. En gran parte lo dejé por mi familia y por la agenda que se necesitaba tener con Prince, viajar internacionalmente sin previo aviso, todas las desveladas y ese tipo de cosas.

Lo otro es que Prince no necesitaba tantas imágenes de él como cuando comencé a trabajar con él, porque muchas de esas imágenes se usaban en su club de música online, el cual funcionaba por subscripción _ él fue uno de los primeros artistas en hacerlo _, así que una vez que cerró el club la necesidad de actualizarse se redujo.

___

AP: ¿Fue difícil ganarse su confianza?

Shahidi: Fue un proceso muy orgánico. Construimos una confianza mutua. Él era muy reservado y también muy reservado con su imagen. Romper con eso y poder capturar a un Prince más auténtico y menos posado, con el que pudiera estar en una misma habitación sin que él estuviera posando, fue algo muy especial y requirió algo de tiempo. Después de estar de gira con alguien por meses definitivamente puedes saber si te cae bien o si no lo soportas para nada.

___

AP: Él tenía una foto de Yara (la hija de Shahidi) en su escritorio en Paisley Park.

Shahidi: No supe de eso hasta que murió y alguien me mandó un mensaje de texto al respecto. Todavía me hace llorar.

___

AP: ¿Cómo te robaste todos esos momentos espontáneos?

Shahidi: Trataba de mezclarme. Era importante para mí tratar de capturarlos. Simplemente pasábamos el tiempo y yo tomaba la cámara y disparaba. Creo que él disfrutaba verlas.

___

AP: ¿Qué crees que obtuvo Prince de tu amistad, no solo contigo sino con tu esposa y tus hijos?

Shahidi: Creo que normalidad. Simplemente fuimos una familia normal de Minnesota. A él le gustaban los niños, le gustaba su energía y su creatividad. Eso le hacía sonreír.

Hay muchas cosas que todavía me entristecen de su muerte. Es uno de los primeros amigos que he perdido. Hacía ejercicio con regularidad, comía saludablemente. Nunca lo vi abusar de nada, ni siquiera del alcohol. Para mí fue un gran shock. Tenía la esperanza de que Prince me hiciera el honor de ir a mi funeral, no que fuera al revés.