SAN DIEGO (AP) — Dos turistas de Utah que visitaron San Diego a mediados de año dicen que se contagiaron de hepatitis A durante su viaje.

Mike Johnson y Josh Oviatt le dijeron al periódico San Diego Union Tribune que estuvieron en San Diego en agosto y un mes después ambos fueron diagnosticados con el mal hepático. Oviatt, de 44 años, estuvo hospitalizado cuatro días. Un tercer amigo que viajaba con ellos se había vacunado y no enfermó.

El condado de San Diego lucha actualmente contra el peor brote de hepatitis A que se haya visto en Estados Unidos en décadas. Veinte personas murieron el año pasado, en su mayoría indigentes.

El virus de la hepatitis A se aloja en las heces.

Johnson, de 43 años, declaró al periódico que sus ojos y su piel se tornaron amarillos y que los médicos le dijeron que se encontraba cerca de sufrir falla hepática.