LONDRES (AP) — El Banco de Inglaterra decidió el jueves mantener bajas las tasas de interés al vaticinar que el crecimiento económico este año y el siguiente será más débil de lo calculado, debido a que los ingresos se verán presionados por la inflación a raíz del Brexit.

La Comisión de Política Monetaria del banco votó, por seis a favor y dos en contra, por mantener las tasas de interés en 0,25% en medio de gran incertidumbre sobre el futuro económico de Gran Bretaña tras la salida de la Unión Europea en 2019. El banco central además redujo su pronóstico de crecimiento económico para este año de 1,9% a 1,7%, y de 1,7% a 1,6% para el 2018.

El director del banco, Mark Carney, dijo que muchas empresas están reduciendo sus gastos debido a la incertidumbre sobre el futuro de las relaciones entre Gran Bretaña y la UE, y en momentos en que la población general está restringiendo sus compras debido a que la debilidad de la libra ha hecho más caros los productos extranjeros. Las negociaciones entre las partes están apenas en sus etapas iniciales, y las discrepancias sobre inmigración y sobre las obligaciones financieras están poniendo en peligro el deseo de Gran Bretaña de seguir teniendo acceso al mercado común europeo.

La incertidumbre en torno al Brexit "está afectando las decisiones de las empresas y de los ciudadanos y está deprimiendo tanto la oferta como la demanda”, dijo Carney a reporteros luego que el banco emitió su más reciente reporte económico.

La libra bajó 0,7% a 1,3132 dólares en la tarde, cuando los indicios de un aletargado crecimiento frustraron las expectativas de que habrá un aumento de las tasas de interés en los próximos meses. La divisa había alcanzado una cima de 11 meses tras el encuentro anterior de la comisión, cuando tres de sus integrantes votaron a favor de aumentar las tasas de interés.