AP NEWS
Click to copy
Click to copy
Related topics

Familias recuerdan a las víctimas de la masacre en El Paso

August 9, 2019
1 of 3
Dos jóvenes se consuelan en el funeral de Elsa Mendoza, directora de una escuela primaria, una de 22 personas aseinadas en una masacre en El Paso, en Ciudad Juárez, México, el jueves 8 de agosto de 2019. (AP Foto/Christian Chávez)
1 of 3
Dos jóvenes se consuelan en el funeral de Elsa Mendoza, directora de una escuela primaria, una de 22 personas aseinadas en una masacre en El Paso, en Ciudad Juárez, México, el jueves 8 de agosto de 2019. (AP Foto/Christian Chávez)

Las familias de las personas asesinadas a tiros en un Walmart de El Paso se reúnen en funerales a ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos para recordar a seres queridos cuyas vidas cuentan la historia de esta vibrante región.

Las edades de las 22 víctimas oscilaban entre los 15 y los 90 años, y entre ellas había estadounidenses y mexicanos. Muchas tenían vínculos profundos en los dos países, con familiares a ambos lados de la frontera y rutinas que incluían cruzarla para ir de compras.

El funeral de Alexander Hoffmann Roth, de 66 años, se llevó a cabo el viernes por la tarde en Ciudad Juárez, en México, limítrofe con El Paso. Nacido en la Alemania de la posguerra, servía en la fuerza aérea alemana y estaba emplazado en Fort Bliss, en El Paso, cuando cruzó a Ciudad Juárez y conoció en un club de baile a la mexicana que se convertiría en su esposa.

“Es un sitio increíblemente binacional. He tenido tantos buenos recuerdos en esta área de Juárez y El Paso... la gente, la comida, la música, el ambiente, todo, todo es tan cálido”, dijo su hija Elise Hoffmann-Taus. “Y esto, esto duele de verdad”.

Su padre, consciente de lo que había pasado en su país natal, hablaba con frecuencia de la importancia de estudiar historia y advertía sobre el peligro de permitir que el odio entrara al propio corazón, relató Elise. Hoffmann Había cruzado la frontera desde su casa en Ciudad Juárez el 3 de agosto para recoger comestibles y medicinas cuando fue asesinado.

Elise indicó que las largas filas para cruzar le habían dificultado las cosas mientras intentaba obtener información sobre su padre. En los últimos meses los tiempos de espera se han incrementado mucho.

El jueves se llevó a cabo una ceremonia fúnebre en El Paso en honor de Leonardo Campos, de 41 años, quien fue asesinado junto con su esposa. Leo Campos creció en el Valle del Río Grande en el sur de Texas, pero se mudó a El Paso hace algunos años.

“Siempre me platicaba sobre el paisaje y la cultura. Que allá arriba era muy diferente”, declaró su hermano David Campos, que vive en San Juan, Texas, al periódico El Paso Times.

David dijo que le dio gusto saber que su hermano había hecho tantos amigos en El Paso. De visita en la ciudad por primera vez para asistir al funeral, señaló: “El Paso es simplemente una ciudad unida; sin importar lo que ha ocurrido, es unida”.

La ceremonia fúnebre en honor de Javier Amir Rodríguez, de 15 años, está programada para el sábado en una iglesia de El Paso. El adolescente, que comenzaba el segundo año de secundaria y al que le encantaba jugar fútbol, estaba en el Walmart con su tío cuando fue asesinado. El lunes fue recordado como un buen compañero de equipo durante una vigilia en el estadio de fútbol americano de la secundaria Horizon en El Paso.

El funeral de Juan Velázquez, de 77 años, se efectuó el viernes en El Paso. Él y su esposa Nicholasa Velázquez fueron baleados el sábado tras estacionar su automóvil en el Walmart. Ella resultó herida y él falleció el lunes.

Cruz Velázquez le dijo al New York Times que su padre, que nació en el estado mexicano de Zacatecas, se mudó primero a Ciudad Juárez y luego a Denver, donde vivió 30 años. A la larga se trasladó a El Paso porque era un sitio pacífico.

“Luchó por salir adelante en Estados Unidos”, declaró Cruz Velázquez, e indicó que su padre se había naturalizado estadounidense.

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.