WASHINGTON (AP) — Un tribunal federal de apelaciones despejó el camino el martes para que una inmigrante de 17 años que está detenida en Texas pueda someterse a un procedimiento de interrupción del embarazo.

El Tribunal de Apelaciones para el Circuito del Distrito de Columbia falló 6-3 que se deben establecer nuevas fechas para que la adolescente pueda someterse al procedimiento. El fallo anuló uno de un panel de tres jueces de la corte de apelaciones que había bloqueado temporalmente una orden que autorizaba a la joven abortar. El fallo del martes todavía puede ser apelado ante la Corte Suprema.

Horas más tarde, en una orden por separado, una jueza indicó que la adolescente debe de ser llevada rápidamente a una clínica para que le proporcionen orientación y para que se someta al procedimiento. De acuerdo con la ley de Texas, una mujer que busque interrumpir el embarazo debe asistir a una sesión de orientación 24 horas antes del procedimiento con el mismo doctor que realizará el aborto.

La adolescente, cuyo nombre y país de origen no han sido dados a conocer públicamente debido a que es menor de edad, tiene alrededor de 15 semanas de embarazo. La joven ingresó a Estados Unidos en septiembre y supo que estaba embarazada mientras se encontraba bajo custodia federal en Texas.

Un tribunal estatal le otorgó una orden el 25 de septiembre que le autorizaba someterse a un aborto. Sin embargo, los agentes federales se han negado a trasladarla o a darle un permiso temporal para salir y que alguien la lleve a una clínica a realizarse el procedimiento.

Los abogados del Departamento de Salud y Servicios Humanos, el cual es el responsable de darle refugio a los jóvenes que ingresaron al país ilegalmente sin compañía de un adulto, han dicho que la dependencia tiene una política de “rehusarse a facilitar” los procedimientos de interrupción del embarazo y que permitirle a la adolescente someterse a uno requeriría organizar una transferencia de custodia y seguimiento médico.

Los abogados de la joven de 17 años han dicho que lo que el gobierno necesita hacer es “apartarse del camino”. Una abogada que representa a la joven dijo que ella podría llevarla a las citas que sean necesarias para el procedimiento, e indicó que el gobierno federal no tendría que cubrir los gastos.

La jueza de distrito Tanya Chutkan había ordenado el procedimiento para la semana pasada; sin embargo, el gobierno apeló y el panel de tres jueces de la corte de apelaciones bloqueó la orden que permitía el aborto.

El panel falló 2-1 el viernes que el gobierno debía tener hasta el 31 de octubre para poner a la adolescente bajo custodia de un llamado patrocinador, como puede ser algún familiar que se encuentre en Estados Unidos, para que de esa forma se pueda someter al procedimiento fuera de la custodia del gobierno.

El martes, el tribunal de apelaciones rechazó el fallo del panel y devolvió el caso a la jueza federal Chutkan, bajo el argumento de que era “la más indicada” para fijar las nuevas fechas. Chutkan respondió con una orden en la que indicó que la joven debe de ser llevada “rápido y sin demora” a la clínica para orientación y posteriormente el aborto.

La inmigrante había obtenido la autorización de Chutkan de asistir a la sesión de orientación la semana pasada.

Sin embargo, Susan Hays, directora del grupo Jane’s Due Process, el cual ayuda a la adolescente para poder someterse al procedimiento, dijo que la joven probablemente necesite una nueva sesión de orientación con el doctor que le realizaría el aborto. Esa sesión será programada el mismo martes por la tarde, y el aborto se realizaría el miércoles, dijo Hays.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos no hecho comentarios sobre el fallo. El Departamento de Justicia dijo que estaba revisando la orden y declinó hablar sobre el tema.

___

Los periodistas de The Associated Press Nomaan Merchant en Houston y Sadie Gurman en Washington contribuyeron a este despacho.

___

Jessica Gresko está en Twitter como:

http://twitter.com/jessicagresko