BUENOS AIRES (AP) — Durante 2017 fueron sentenciadas 234 personas por violaciones a los derechos humanos en Argentina, lo que supone un incremento respecto del año anterior, aunque también hubo un alza en la cantidad de acusados en libertad.

Un informe de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad -difundido el miércoles en la página de internet de la Fiscalía General- indicó que de los sentenciados por delitos cometidos en la última dictadura militar (1976-1983), 198 fueron condenados y 36 absueltos y que sólo 24% tienen condena firme, lo que indica que “persisten las demoras en las instancias de revisión”.

Hay un promedio general de demora de cinco años y seis meses para la tramitación de las causas desde el requerimiento de elevación a juicio a la confirmación del último recurso ante la Corte Suprema de Justicia.

“Con ese ritmo, aun suponiendo que se presente el requerimiento de elevación en 2018 en todas las causas en instrucción -cuestión poco probable- como mínimo, la finalización de las causas demoraría hasta mediados de 2024, año en el que se cumplirían 18 años de juicios y cerca de 50 años desde los hechos investigados”, agregó.

El estudio destacó, sin embargo, que “es relevante que la cifra de sentenciados... aumentó significativamente respecto de 2016. Esto implica que no sólo finalizaron más juicios, sino que además fueron causas con mayor cantidad de imputados”.

Desde 2006, agregó, hubo “una reactivación en la cantidad de sentencias”.

El informe también indicó que existen unas 593 causas en trámite en las que fueron acusadas 2.979 personas. De ellas, 44% están en libertad, 35% detenidas, 20% han fallecido y 1% están prófugas.

En contrapartida, el informe destacó que la tendencia en alza de los imputados en libertad que comenzó en 2015 “se profundiza durante 2016, y podemos decir que se consolida en 2017, por lo que no parece haber signos que logren revertir la situación en el futuro”.

De los acusados detenidos 549 se encuentran bajo arresto domiciliario mientras que 435 están en prisión. Hay un internado en un hospital y 53 personas permanecen en dependencias de las fuerzas armadas o de seguridad.

Según el informe hay una cantidad creciente de acusados con arresto domiciliario. “Durante 2016 se había profundizado la tendencia, con un aumento de 80 imputados promedio al cerrar el año, mientras que el aumento durante 2017 fue menor pero en la misma línea”.

Organismos de derechos humanos critican el aumento del número de acusados en libertad y las últimas sentencias que han garantizado la prisión domiciliaria a represores de la dictadura desde que el conservador Mauricio Macri asumió la presidencia en diciembre de 2015.

Durante la dictadura hubo 30.000 desaparecidos, de acuerdo con organizaciones de derechos humanos. Las cifras oficiales solo dan cuenta de más de 7.600.