PANAMÁ (AP) — El gobierno de Panamá dijo el lunes que investiga formalmente una denuncia de que ejecutivos del negocio hotelero de la familia del presidente Donald Trump ocupan ilegalmente un hotel Trump de lujo de 70 pisos en medio de una disputa administrativa.

El Ministerio Público dijo que investiga si se ha incurrido en alguna “conducta punible” en el Trump International Hotel en Panamá y que pretende solicitar mayor información a ambas partes.

La disputa ha incluido guardias armados en la propiedad, acusaciones de destrucción indebida de documentos y una enconada lucha por el control de una habitación repleta de servidores de cómputo. Los empleados bajo las órdenes del negocio hotelero de Trump han retenido el control físico del inmueble, pero los dueños del hotel controlan al menos algunas de las cuentas bancarias del lugar.

El anuncio del lunes exacerbó la de por sí tensa crisis entre los dueños del hotel y los ejecutivos de Trump, quienes fueron contratados para administrar el negocio en Panamá años antes de que el magnate fuera electo presidente de Estados Unidos. Desde octubre, los dueños del hotel han querido retirar la marca Trump y al equipo de administración del magnate debido a las acusaciones de mal desempeño financiero y malos manejos administrativos. Encabezados por Orestes Fintiklis, un inversor de capital privado con sede en Miami y quien dirige Ithaca Capital, los dueños votaron el año pasado en favor de despedir a la compañía de administración de Trump.

Trump Hotels rechazó la terminación y una acusación relacionada por parte de Ithaca por daños, y se ha rehusado a salir de la propiedad de Panamá. Ahora la disputa se litiga tanto en cortes estadounidenses como en arbitrajes privados. Los propietarios han sostenido que Trump Hotels debe salir de la propiedad de inmediato.

A través de un comunicado de dos páginas que emitió el lunes Alan Garten, director jurídico de la Organización Trump, Trump Hotels acusó a Fintiklis de duplicidad y de intentar tomar el control del lugar “con un equipo de seguridad privada”. Garten también asevera que el intento de Fintiklis de cancelar el acuerdo de gestión con Trump viola los términos de la adquisición de 202 de las 369 unidades del hotel realizada el año pasado.

El comunicado de la Organización Trump también insinuó que Fintiklis renunció al arbitraje debido a que no podía costear una disputa prolongada.

“Tristemente, ahora parece que el señor Fintiklis o perdió a la paciencia con el ritmo de los procedimientos que él mismo comenzó o simplemente carece del respaldo financiero que alguna vez dijo poseer”, señaló el comunicado.

La disputa actual sobre la propiedad comenzó el jueves, cuando Fintiklis intentó entregar personalmente los avisos de terminación a cuatro altos miembros de la administración de Trump.

El personal de Trump rechazó ese intento. La Organización Trump llamó además a la policía y los altos mandos se atrincheraron en una sala de seguridad. Los aliados de la asociación de dueños cortaron la electricidad de la habitación e interrumpieron inadvertidamente las líneas telefónicas del hotel y las conexiones a internet que eran canalizadas por los servidores ubicados en ese mismo lugar.

En su comunicado, Garten culpó a Fintiklis y a uno de sus aliados en el edificio por el apagón de las computadoras, que dijo pusieron “en peligro a huéspedes y empleados”.

De acuerdo a la acusación legal que interpuso Fintiklis la noche del viernes, los administradores de Trump Hotel estaban destruyendo registros de la compañía, lo que Garten dijo que es “categóricamente falso”.

La disputa se extendió durante el fin de semana y la Organización Trump envió a uno de sus principales ejecutivos hoteleros, Jeff Wagoner, y a otros miembros de su personal a la Ciudad de Panamá para frenar la presión de los propietarios. El equipo de Trump también ha incrementado el personal de seguridad para conservar el control del hotel.

Ambas partes reconocieron la presencia de guardias armados contratados por los ejecutivos de Trump.

“Siempre hay seguridad en el hotel”, afirmó. “En este preciso momento, hay más seguridad”.

Aunque Trump conserva el control de la propiedad, Fintiklis ha estado tratando de adueñarse de las cuentas bancarias del hotel a nombre de la asociación de dueños. El domingo les envió a los empleados del hotel una copia del aviso del gobierno en el que se declara que él es el presidente de una entidad legal clave del hotel.

“Soy su empleador de acuerdo con las leyes de Panamá”, escribió Fintiklis a los empleados del hotel en una carta enviada el domingo. “La Organización Trump, para ganar ventaja financiera y estratégica contra mí y los dueños que represento, ha estado mintiéndoles y poniendo en grave peligro sus empleos en el hotel”.

Fintiklis no respondió correos electrónicos enviados en busca de comentario.

Los ejecutivos de Trump Hotels les han dicho a los empleados que no obedezcan las órdenes de Fintiklis.

“A nuestro increíble personal, les agradecemos su extraordinaria dedicación. Pueden estar seguros de que seguiremos defendiéndolos y apoyándolos — al igual que ustedes lo han hecho con nosotros — durante estos momentos difíciles”.

El hotel en Panamá es uno de los 12 restantes en el portafolio hotelero de Trump. Desde que el multimillonario asumió la presidencia, los hoteles en Toronto y Nueva York han alcanzado acuerdos para retirar el nombre de Trump y a sus equipos administrativos de los inmuebles. En el caso del antiguo hotel Trump SoHo en Manhattan, los dueños pagaron para anular un acuerdo de licencia y administración con Trump.

La intervención de un ministerio del gobierno panameño añade otro episodio a la disputa. El comunicado del gobierno indicó que solicitará información a entidades y gobiernos extranjeros “en caso de ser necesaria” para su investigación.

El gobierno panameño recibe apoyo financiero de Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico, pero en los últimos años no ha sido uno de los beneficiarios principales de financiamiento estadounidense. Actualmente, Panamá busca extraditar desde Estados Unidos a su expresidente, Ricardo Martinelli, para que enfrente cargos de espionaje y malversación.

___

Horwitz informó desde Washington.