AP NEWS
Related topics

Buscan justicia para holandeses muertos en El Salvador

March 25, 2019
En esta imagen, tomada el 11 de marzo de 1982, (de izquierda a derecha) Jan Cornelius Kuiper, director; Koos Koster, productor; Johannes Willemsen, camarógrafo, y Hans ter Laan, técnico de sonido, caminan por le norte de San Salvador, la capital de El Salvador, días antes de ser asesinados en el país centroamericano. (AP Foto)

Era 1982, el apogeo de la guerra civil en El Salvador. Cuatro periodistas de la televisión holandesa se unieron a los rebeldes izquierdistas cerca de la localidad de El Paraíso, que tenía una base militar en sus alrededores.

Con la intención de pasar varios días tras las líneas rebeldes, los reporteros se echaron la mochila a la espalda y caminaron en fila por un sendero.

Les quedaban apenas minutos de vida. Acostados esperando, soldados salvadoreños armados con rifles de asalto y ametralladoras estaban listos para lanzar una emboscada.

“Eran presas fáciles. Los militares los esperaron y básicamente los ejecutaron”, dijo Thomas Buergenthal, que fue uno de los tres integrantes de una Comisión de la Verdad de Naciones Unidas para El Salvador establecida en el acuerdo de paz mediado por el organismo internacional en 1992.

Un año más tarde, el reporte de la comisión sobre las violaciones de derechos humanos durante la guerra concluyó que la emboscada tendida para matar a Jan Kuiper, Koos Koster, Hans ter Laag y Joop Willemsen fue ordenada por el coronel Mario Reyes Mena, un comandante de brigada.

En Holanda aumentan ahora los llamados para que Reyes Mena, entre otros, sean llevados ante la justicia luego de que un documental emitido en la televisión del país puso el foco en unos asesinatos que nunca han sido procesados. El reporte de investigación, llamado “In Cold Blood” (“A sangre fría”), reveló que Reyes Mena vivía en un relativo anonimato en Estados Unidos.

“El gobierno holandés tiene mucho interés en llevar a los responsables de la muerte de los cuatro periodistas ante la justicia”, dijeron los ministros de Exteriores y Justicia del país a legisladores tras la emisión del documental. “No solo porque concierne a cuatro ciudadanos holandeses que fueron asesinados a disparos, sino porque concierte a periodistas, que tienen una tarea indispensable en un estado democrático constitucional”.

Reyes Mena, quien ahora tiene 79 años, vive en un suburbio de Washington. Residente legal de Estados Unidos desde al menos 1987, ya no está amparado por la Ley de Amnistía de 1993, que fue declarada inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia salvadoreña en 2016.

Antes incluso de la emisión del documental holandés en septiembre, la Procuraduría General de El Salvador había empezado a investigar posibles cargos penales contra Reyes Mena y Francisco Antonio Morán, exdirector de la policía secreta del país y que también aparece mencionado en el reporte de la ONU. La fiscalía actuó en base a una demanda penal presentada en marzo de 2018 por los abogados de Gert Kuiper, hermano de uno de los reporteros asesinados, explicó Óscar Pérez, vocero del equipo legal de Kuiper.

“Necesito hacer justicia”, señaló Kuiper, cuyo hermano mayor, Jan, murió dos días antes de su 40mo aniversario.

La procuraduría salvadoreña no realizó comentarios sobre su pesquisa confidencial.

Esto coincide con un aumento de los esfuerzos para buscar justicia para las víctimas de la guerra civil en la nación centroamericana, donde se estima que 75.000 civiles fueron asesinados, en su mayoría a manos de las fuerzas de seguridad gubernamentales, que contaban con el respaldo de Estados Unidos.

En noviembre de 2017, el excoronel del ejército salvadoreño Inocente Orlando Montano, acusado en la masacre de 1989 que acabó con la vida de seis sacerdotes jesuitas, su ama de llaves y la hija de ésta en San Salvador, fue extraditado desde Estados Unidos a España para ser juzgado. Sigue en prisión y se espera que el proceso comience más tarde este año.

En enero de 2016, José Guillermo García Merín, que fungió como ministro de Defensa, fue deportado de Estados Unidos a El Salvador. Está entre los procesados por la matanza cometida en diciembre de 1981 por un batallón del ejército salvadoreño entrenado por fuerzas estadounidenses, que mató a cerca de 1.000 personas en la localidad de El Mozote.

Periodistas de The Associated Press acudieron a la casa donde reside Reyes Mena en Centreville, Virginia, el mes pasado tras no obtener respuesta a las llamadas telefónicas pidiendo comentarios sobre las acusaciones. Un hombre de mediana edad abrió la puerta y la cerró de golpe sin mediar palabra.

Reyes Mena también se negó a hablar con el equipo del documental holandés que acudió a su residencia, acusándolos de formar parte de una conspiración comunista.

___

Los periodistas de The Associated Press Mike Corder en Ámsterdam; Marcos Alemán en San Salvador, El Salvador, y Luis Alonso Lugo en Centreville, Virginia, contribuyeron a este despacho.

___

El periodista de AP Andrew Selsky está en Twitter en https://twitter.com/andrewselsky